Comparar hipotecas: claves para elegir cuando los precios no dejan de caer

comparar hipotecas

Seamos sinceros. Para la mayoría de las personas, la contratación de una hipoteca es un momento de gran estrés. Es complicado encontrar una decisión que reúna tantos factores agobiantes como la firma de ese contrato que te unirá de por vida (y quizá de por muerte también) a los destinos de una entidad financiera. Una decisión que, además de su (muy) largo plazo, implica un coste importante a pagar de forma periódica y constante, y que además, incluye el riesgo de poder llegar a perder la propiedad de la casa que tanto esfuerzo te costó comprar.

Por eso es tan importante que estés al tanto de las últimas novedades en el mercado hipotecario. Ya sea siguiendo blogs como el nuestro, o recorriendo una a una las webs de los principales bancos del país, necesitas conocer al máximo los detalles de todas las hipotecas que puedes contratar. A fin de cuentas, ¿no es lo que harías si quisieras comprarte un nuevo smartphone o un ordenador para tu casa? Comparar hipotecas es fundamental, y más en un entorno como el actual, cuando la inmensa mayoría de los bancos está rebajando sus precios… y se nota.

(más…)

Leer Más

Hipoteca Joven de Caja Madrid

[Actualizado el 18/09/09: La Hipoteca Joven de Caja Madrid encabeza la comparativa]

Miguel Ángel nos comentó esto por correo electrónico:

No he visto en la comparativa de hipotecas la que ofrece Caja Madrid (Convenio con la Comunidad de Madrid) y creo que el diferencial es muy bueno (0,37) y las condiciones adicionales son casi nulas. Además las comisiones de estudio, apertura, cancelación anticipada parcial y total son 0.

Estoy pensando en pedir una hipoteca para la compra de vivienda habitual y creo que esta es una de las mejores opciones.

¿Podéis comentarme algo sobre esta hipoteca?

No es la primera vez que pensamos en escribir sobre la Hipoteca Joven de Caja Madrid. Siempre lo habíamos dejado porque la información no está en su página web, lo que bajo nuestro punto de vista le restaba un punto de fiabilidad. Sabíamos que la información del producto estaban en la web de Madrid.org, pero aún así no nos gustaba el que no apareciese la TAE (Tasa Anual Equivalente), la mejor referencia para comparar esta clase de préstamos.

Pero ante una petición directa, no podíamos negarnos:

  1. Es sólo para jóvenes de entre 18 y 35 años que habiten en la Comunidad de Madrid y se contrata en los oficinas de Caja Madrid en esa autonomía.
  2. Es fruto de un convenio de la entidad con la Comunidad, con vigencia hasta final de 2008, aunque es posible que lo renueven.
  3. Guarda la posibilidad de financiar hasta el 100% del valor de la vivienda, pero a partir del 85% hay que tener avalista.
  4. Permite un plazo de hasta 40 años.

Hay dos modalidades:

  • Tipo variable: primeros seis meses con un interés nominal del 5,375%. A partir del séptimo mes: Euríbor+0,37. (Si se financia más del 80%, E+0,59)
  • Tipo mixto: 4,75% nominal los dos primeros años; Euribor+0,37 el resto del plazo. (Si se financia más del 80%, E+0,59)

Os preguntaréis: ¿y la TAE? Pues no la ponen por ningún sitio. En el servicio de información (muy malo) no lo saben y en una oficina a la que llamamos se negaron a dárnoslo aduciendo que era un parámetro “engañoso e inútil” para estos casos.

Sí, al menos, nos confirmaron que hay que domiciliar nómina y contratar seguros de hogar y de vida; y que no hay comisiones.

Así que hemos calculado la TAE en base a los datos que tenemos y a la calculadora de TAE del Banco de España (a éste no debe parecerle tan inútil el dato…). Nos da que, grosso modo, hasta el 80% de financiación, la hipoteca tiene una TAE de 5,77%.

Con todo esto, se sitúa quinta en nuestra comparativa de hipotecas. Podéis echar vuestras cuentas en nuestro simulador hipotecario. ¿Alguien que la haya contratado sabe los datos exactos de la TAE?

Leer Más

TAE (Tasa Anual Equivalente)

Diccionario económico (porcentajes)Tasa Anual Equivalente o Tasa Anual Efectiva. Presente por ley (por suerte) en todos los anuncios de hipotecas, préstamos y depósitos. Es la cifra que nos permite comparar de un modo más adecuado ofertas de distintas entidades. Tiene en cuenta no sólo el interés (interés nominal), sino también las comisiones, los productos que obligan a contratar, el plazo…

En esencia, es el tipo de interés que pagaríamos (o recibiríamos, según el producto) si el plazo fuese de un año. Es como una cifra de referencia para comparar ofertas y evitar que nos engañen con intereses pequeños y grandes comisiones.

En préstamos e hipotecas es fundamental. El interés que anuncian en letras grandes no se corresponde con lo que realmente pagaremos, pues hay que tener en cuenta comisiones de estudio y de apertura, seguro de hogar, seguro de vida… La TAE los tiene en cuenta y te dice: “con esta hipoteca de tales condiciones, el interés equivalente, contando con todos esos condicionantes, es… x%”.

En depósitos es lo mismo pero un poco más lioso. En este caso, no por casualidad, las entidades suelen destacar la TAE. ¿Por qué? Pues porque suele ser más alta que el interés nominal, que habitualmente es lo que cobraremos. Esto es así porque la TAE nos indica lo que ingresaríamos si el depósito se mantuviese contratado con esas condiciones todo un año. Pero en muchos casos el producto no llega a 12 meses, o incluso cambian el interés cada mes.

Por ejemplo: depósito 10% TAE a un mes. Significa que cobraríamos 10% de lo que invirtamos si lo mantuviésemos 12 meses. Pero como sólo es un mes, sería 10% / 12. Sin embargo, no es así (he aquí lo lioso del asunto). En los depósitos, hay un parámetro que lo modifica todo: cada cuánto se liquidan intereses. Si sólo nos pagasen los intereses al acabar el año, la división anterior sería cierta. Pero ¿qué pasa si nos ingresan beneficios cada mes? Pues que al segundo tendríamos que aplicar el interés sobre la cantidad inicial + los intereses del primer mes. Y al tercero, se aplicaría sobre la cantidad inicial + los intereses del primer mes + los del segundo, que ya serían un poco mayores… En consecuencia, descubrimos que para prometernos el 10% TAE a un mes, sólo tienen que pagarnos, de verdad de la buena, un interés del 9,57%  (dividido entre 12 meses). Pues “si nos aplicasen ese interés doce meses”, acabaría resultando el 10% TAE.

En conclusión, si no queréis liaros (que es lo más probable), en los depósitos buscad el interés nominal (para dividirlo entre 12 meses y multiplicarlo por el número de mensualidades que se aplique ese tipo). En préstamos e hipotecas, siempre SIEMPRE usad la TAE. Bueno… siempre que sean al mismo plazo… y salvo para comparar hipotecas de tipo fijo frente otras de tipo variable, que básicamente no se pueden comparar. Sí, un lío. Espero haber aportado más luz que sombras sobre el concepto.

Leer Más

Definición de TAE: Tasa Anual Equivalente

Nacho nos ha pedido a través del formulario de contacto que expliquemos qué es la TAE. Era uno de los conceptos que teníamos en mente. Sólo estábamos esperando a que alguno de vosotros lo pidiese, :). Aquí va un resumen:

Tasa Anual Equivalente (…). Presente (…) en todos los anuncios de hipotecas, préstamos y depósitos. Es la cifra que nos permite comparar de un modo más adecuado ofertas de distintas entidades. (…). En esencia, es el tipo de interés que pagaríamos (o recibiríamos, según el producto) si el plazo fuese de un año. Es como una cifra de referencia para comparar ofertas y evitar que nos engañen con intereses pequeños y grandes comisiones.

En préstamos e hipotecas es fundamental. El interés que anuncian en letras grandes no se corresponde con lo que realmente pagaremos, pues hay que tener en cuenta comisiones de estudio y de apertura, seguro de hogar, seguro de vida… La TAE los tiene en cuenta y te dice: “con esta hipoteca de tales condiciones, el interés equivalente, contando con todos esos condicionantes, es… x%”.

En depósitos es lo mismo pero un poco más lioso. En este caso, no por casualidad, las entidades suelen destacar la TAE. ¿Por qué? Pues porque suele ser más alta que el interés nominal, que habitualmente es lo que cobraremos. Esto es así porque la TAE nos indica lo que ingresaríamos si el depósito se mantuviese contratado con esas condiciones todo un año. Pero en muchos casos el producto no llega a 12 meses, o incluso cambian el interés cada mes.

(…)

En conclusión, si no queréis liaros (que es lo más probable), en los depósitos buscad el interés nominal (para dividirlo entre 12 meses y multiplicarlo por el número de mensualidades que se aplique ese tipo). En préstamos e hipotecas, siempre SIEMPRE usad la TAE. Bueno… siempre que sean al mismo plazo… y salvo para comparar hipotecas de tipo fijo frente otras de tipo variable, que básicamente no se pueden comparar. Sí, un lío. Espero haber aportado más luz que sombras sobre el concepto.

Tenéis la definición completa, junto a otros conceptos, en el Diccionario económico.

Leer Más