brokers

Confía siempre en brokers regulados

El mercado de divisas, o mercado Forex para abreviar, es el mayor ejemplo de un mercado libre en funcionamiento. El volumen de negocios diario es de aproximadamente más de 4 billones de dólares en transacciones. Sin embargo, a pesar de la cantidad de dinero que fluye a través del mercado Forex, es un mercado OTC (Over the Counter) y no está regulado en la mayor parte del mundo.

Por otro lado, el mercado Forex está descentralizado y no existe un intercambio central que esté especialmente orientado hacia el manejo de las transacciones Forex. Incluso con la naturaleza descentralizada y no regulada del mercado Forex, el comercio sobre una base institucional no plantea problemas debido al hecho de que las partes involucradas confían las unas en las otras.

Sin embargo, a medida que el comercio de Forex se vuelve más accesible y popular entre los comerciantes minoristas, también se vuelve más propenso al fraude. Con el fin de contrarrestar las actividades fraudulentas en los mercados Forex, muchos países han establecido una legislación para regular las actividades de comercio Forex. Esto se hace exigiendo brókers regulados por agencias reguladoras. Dentro de su respectivo alcance, estas agencias reguladoras actúan como una especie de guardianes de los comerciantes que tratan con brokers que operan bajo sus jurisdicciones y bajo su limitación geográfica.

¿Por qué elegir un bróker regulado?

Teniendo en cuenta que el mercado Forex está descentralizado y no regulado, muchas personas se preguntarán el motivo por el que recomendamos elegir siempre brókers regulados.

A nivel general, existen regulaciones en un mercado para asegurar que las partes involucradas lleven a cabo sus negocios de una manera justa y ética. Al regular a los brokers, los bancos, los inversores institucionales y las industrias de apoyo, así como los inversores pueden sentirse seguros y tener la plena confianza para invertir en el mercado. De esta manera, se fomenta el crecimiento y la estabilidad en toda la industria.

Un bróker debe estar registrado y autorizado por el organismo regulador que está a cargo de regular el comercio y los productos especulativos en el país en el que desea operar. Aparte de la necesidad de tener licencia, los brókers regulados también están obligados a presentar auditorías regulares para asegurarse de que cumplen con los requisitos regulatorios y con los estándares de la industria. Por ejemplo, la mayoría de los organismos reguladores de Forex requerirán que el bróker tenga suficiente capital líquido para ejecutar y completar los contratos de Forex iniciados por sus clientes. Además, el bróker también debe poder devolver todo el dinero de sus clientes en caso de insolvencia.

Al operar con un bróker regulado, existe un extra de seguridad que es lo que atrae a la mayoría de los clientes. Esta seguridad es muy importante para los comerciantes porque muchos de ellos se preocupan por los riesgos financieros o por los hackers que interceptan los activos en línea y los roban. Con los brókers regulados, no hay motivo alguno para preocuparse, ya que hay muchas medidas preventivas que se toman para verse expuestos.