préstamo

Consejos para pedir un préstamo y no hundirse económicamente

Obtener un préstamo puede ser la única alternativa para aquellos que están sobreendeudados, han perdido sus empleos o han tenido un gasto de emergencia. Es necesario saber dónde y cómo obtener un crédito para no hundirse más en la deuda.

En primer lugar, es importante recordar que el préstamo es siempre la última opción si queremos mantener nuestra economía a flote. Un préstamo debe utilizarse sólo en casos de emergencia o para sustituir una deuda costosa por otra más asequible. No importa lo barata que sea la línea de crédito, no vale la pena pagar intereses al banco por lo que no es urgente, como renovar la casa o viajar, por ejemplo. No obstante, si no nos queda alternativa, el primer paso es echar un vistazo a OpinionesEspaña para conseguir la mayor información posible antes de tomar una decisión final.

Sigue los consejos que te daremos a continuación y no tendrás problemas importantes con tu economía a la hora de pedir un préstamo o un crédito.

Consejos básicos a la hora de pedir un préstamo o crédito

  • Realiza una investigación antes de aceptar un crédito, se puede obtener un crédito barato, con el TIN el TAE bajos (especialmente el TAE que es quien define el coste total del préstamo, incluyendo comisiones, intereses y otros gastos), si dedicamos tiempo a realizar comparativas entre las diferentes opciones que se nos presenten.
  • No solicites más dinero del que necesitas: Cuanto más dinero pides, más dinero de intereses tendrás que devolver después. Pedir más de lo que necesitamos es un gran error que cometen muchas personas al sentir la falsa idea de que se están creando un desahogo, ya que esté durará muy poco tiempo y no es real, tan sólo lo estamos posponiendo.
  • No pongas tu préstamo o crédito a muchos meses. Calcula el máximo que puedes pagar cada mes sin llegar al límite y establece el mínimo número de meses en los que puedes permitirte devolver el crédito o préstamo, de esta manera los intereses serán más bajos y te librarás antes de las cuotas.
  • Cuidado con los retrasos: El punto anterior es muy importante calcularlo bien, porque si somos demasiado ajustados puede darse el caso de que nos veamos ante una situación donde haya un mes que nos retrasemos con los pagos. Cometer este error puede aumentar considerablemente nuestra deuda, ya que los intereses de demora son muy elevados en comparación con los intereses ordinarios.
  • Si vas a pedir un crédito rápido para saldar la deuda de otro crédito o préstamo, busca antes otras alternativas, como por ejemplo pedir un adelanto de la nómina o pedir dinero a tus familiares. Si nada de esto es posible, recuerda que también puedes tratar de negociar con el banco para realizar un cambio en las condiciones iniciales del crédito.

Si sigues estos consejos sencillos que te hemos dado, estamos seguros de que a la hora de tomar una decisión sobre un préstamo o un crédito, lo harás de una manera mucho más responsable, de manera que tu economía y la de tu familia no sufran más allá de lo que las circustancias requieran.