La reserva de dominio de un vehículo financiado

Cuando se compra un vehículo a través de una financiera hay que tener en cuenta que esta, normalmente, va a anotar una reserva de dominio. Esta reserva, también llamada reserva y dominio pues con esos términos suele figurar en los papeles, garantiza a la financiera que el comprador no va a poder vender o transferir el vehículo hasta que no pague totalmente la deuda que ha contraído.

Lo que muchas personas ignoran es que las financieras, por regla general, no van a quitar la reserva de dominio una vez que el cliente ha pagado la deuda, por lo que este será un trámite que le tocará realizar al comprador del vehículo, pagando la tasa correspondiente.

Una tasa que no todo el mundo paga

Aunque dicha tasa no es muy elevada, es un gasto más a tener en cuenta por lo que muchas personas no realizan el trámite para evitar abonarla, aunque más que nada suele ser por pereza o dejadez.  En algunos casos el propietario desconoce que se ha efectuado la reserva de dominio, porque no se ha molestado siquiera en leer las condiciones de la financiación.

El problema viene sobre todo si nos encontramos en el caso contrario: queremos comprar un coche de segunda mano y no sabemos si este tiene o no una reserva de dominio. Aquí el asunto es muy serio ya que si compramos un coche que tenga esta reserva, no podremos ponerlo a nuestro nombre y si el anterior propietario no paga la deuda podríamos encontrarnos con que nos embargan el vehículo, quedándonos sin el dinero que hemos abonado y sin el bien adquirido.

¿Cómo podemos asegurarnos?

Para empezar, si compramos en coche en un concesionario, a poco que este sea legal nos informará de que existe la deuda y de que hay una reserva de dominio, comprometiéndose por contrato a que una vez que abonemos el vehículo con ese dinero se saldará la deuda y se levantará la reserva.

No obstante, ante la mejor duda sobre la fiabilidad del establecimiento, es aconsejable que el contrato sea revisado por un abogado ya que en definitiva estaremos abonando por adelantado un dinero para que la otra persona pague una deuda y no podremos poner el dinero a nuestro nombre hasta que esto ocurra.

Reserva de dominio: conoce las implicaciones
Reserva de dominio: conoce las implicaciones

Pero, ¿qué ocurre si compramos el coche a un particular directamente? Lo mejor en estos casos es pedir un informe a tráfico, que además de permitirnos saber si el coche tiene cargas o una reserva de dominio, también nos permite saber la antigüedad de la matrícula o la vigencia de la ITV.

De esta manera, podremos obrar en consecuencia y saber siempre a lo que nos atenemos en la compra. A nadie le gusta pedir un crédito para comprar un coche y encontrarse con la desagradable sorpresa de que nos han engañado y que no podemos convertirnos en legítimos propietarios del vehículo.

2 thoughts on “La reserva de dominio de un vehículo financiado

  1. Hi how are you and congratulation for your wieght lostDid you experience diarrhea and if you did how did you overcome this issueI am 6 feet for 250 pound how do you know the average fat consumption I am truggling if you could please hep me thank you for your time.Sincerely arris

Los Comentarios están cerrados.