Cómo negociar una hipoteca

negociar hipoteca

 

Hoy os vamos a dar unos consejos para negociar una hipoteca. A la hora de pedir un préstamo hipotecario para la compra de un vivienda puede ser que nos sintamos pequeños en relación al banco y vayamos a la entidad confiando que la oferta que marcan es lo que pueden ofrecer y no es así.

Negociar una hipoteca

Analizando un poco el panorama nacional vemos que la hipoteca que marca el ritmo de bajada de diferenciales al resto de entidades es la hipoteca de ING Direct, actualmente a Eur+1,29%. El resto de entidades fueron bajando sus diferenciales entrando en una guerra de precios. Las razones son variadas y tienen que ver con la composición de sus balances, la reducción de márgenes y la eliminación progresiva de comisiones en sus productos tradicionales como las cuentas nómina. Esto hace que busquen imperativamente la vinculación de los clientes para poder comercializar productos vinculados que mantengan los márgenes y obtener una rentabilidad por cliente adecuada. Para esto no hay mejor producto para conseguir esa vinculación a largo plazo que la hipoteca. Por ello, actualmente alguna entidad ha mejorado su oferta con respecto a la de ING. Así el Santander ha bajado hasta Eur+1,25%, al igual que el BBVA, aunque con una mayor vinculación para llegar a ese precio.

Se está observando además que aunque la oferta oficial de algunas entidades es más elevada que la oferta oficial de ING, al analizar las circunstancias de los clientes, es probable que se lleguen a aprobar préstamos hipotecarios en unas condiciones más ventajosas que la oferta oficial de la entidad. Analizando las hipotecas de estas supuestas mejores ofertas observamos que algunas son hipotecas muy rígidas y que no dan opciones a los clientes a adaptarse a las circunstancias cambiantes de la vida. Y es que una hipoteca es un producto generalmente a 20, 30 o 40 años. Es importante que se adapten a nuestras circunstancias actuales y futuras, con la posibilidad de financiaciones adicionales mediante distintas fórmulas. Normalmente ofrecen financiación hasta el menor entre el 80% del valor de tasación y el 80% del valor escriturado de compraventa. Es importante muchas veces obtener financiación adicional en hipoteca con una segunda hipoteca aún con otras condiciones, por ejemplo cuando el valor escriturado es menor a ese valor del 80% del valor de tasación. También son importantes conseguir carencia de amortización inicial o plazos más amplios. Estas posibilidades harán que nuestra cuota sea inferior al inicio que será cuando más necesidades de financiación tendremos.

Se están viendo en el mercado además hipotecas que ofrecen la posibilidad de carencias de amortización  de 1, 2 o 3 meses en la mitad del préstamo o la aceptación desde el inicio de la ación en pago como la de Bankinter o la de Abanca que ofrece la posibilidad de no pagar nada durante un plazo de hasta 2 años en la mitad del préstamo hasta 2 veces a elección del cliente o la de EVO Banco que reduce el diferencial si sube el Euribor. Estas fórmulas harán que en función de las circunstancias de cada uno, nos resuelvan posibles problemas importantes futuros.

Desde Banqueando aconsejamos acudir a diferentes entidades y utilizar esas ofertas para que compitan entre ellas. Es un trabajo arduo pero que creemos vale la pena. Si utilizas todos estos consejos seguro que consigues negociar una hipoteca con las condiciones que mejor se adaptan a tus necesidades.

Si necesitas ampliar la información aquí puedes consultar mas posts sobre hipotecas.

One thought on “Cómo negociar una hipoteca

  1. Según tengo entendido en cuanto a los gastos que suponen cada tipo de operación hay que decir que:

    Por lo general los gastos asociados a una novación no son muy altos, a no ser que solicite un aumento del importe de su hipoteca. Si sólo se rebaja el tipo de interés, ni siquiera es necesaria una escritura pública. Si se cambia de un interés fijo a uno variable, o viceversa, o si se cambia el tipo de referencia u otra condición, hay que hacer una escritura de novación, cuyos gastos notariales y regístrales son muy reducidos.

    Los gastos asociados a la subrogación de un préstamo hipotecario son superiores a los de la novación, pero muy inferiores a los asociados a la formalización de una hipoteca nueva. Debe pagar una comisión de cancelación a la antigua entidad si figura este concepto en la escritura. También los gastos notariales, registrales y de gestión de la escritura de subrogación, pero son mucho menores que los de una hipoteca nueva.

    Fuente http://www.renegociarhipoteca.es

Los Comentarios están cerrados.