abrir una cuenta corriente

Una cuenta corriente para un niño ¿es posible?

¿Sabías que tus niños pueden tener una cuenta en el banco? Hoy en día esto es una realidad y una cuenta corriente para un niño puede ser una buena forma para fomentar en él, el hábito del ahorro. Algunas de sus características más interesantes, son los regalos y promociones, o las bajas comisiones de mantenimiento. Si estás interesado en contratar una cuenta corriente para tus hijos, aquí te decimos en qué consisten y cuáles son los aspectos positivos y negativos de este tipo de productos bancarios.

Ventajas y desventajas de abrir una cuenta corriente para un niño

Las ventajas que podemos encontrar al abrir una cuenta corriente para un menor de edad son las siguientes:

  1. Familiarización con productos financieros. Desde muy pequeños podemos lograr que los niños se familiaricen con las entidades financieras y su productos a través de la adquisición de una cuenta corriente.
  2. Enseñar la importancia del ahorro. Al estar consciente de los movimientos de su cuenta y del pago que le hagan sus padres cada cierto tiempo, el niño podrá empezar a asumir el hábito del ahorro y conocer su importancia.
  3. Banca digital. Puedes enseñarle a tu hijo a conocer sus movimientos bancarios a través de internet, y mostrarle que la red también tiene otras utilidades más allá de juegos o vídeos en youtube.
  4. Bajas comisiones. Es un medio por el cual los padres puedan aprovechar las bajas comisiones para empezar a ahorrar, sobre todo para gastos futuros del niño como la universidad.
  5. Ventajas fiscales y regalos. Este tipo de cuentas suele incluir ventajas fiscales, seguros de vida o regalos y promociones que pueden resultar muy atractivos.

Por otra parte, como cualquier producto financiero las cuentas corrientes para niños también tienen su desventajas, a continuación te enumeramos algunas de ellas:

  1. Bajas variaciones en el saldo. El niño por lo general verá pocas variaciones en su saldo, por lo que puede perder el interés en estar al pendiente de su cuenta.
  2. Condiciones impuestas por los bancos. Aunque muchas cuentas no suelen tener comisiones, algunas te piden un número mínimo de movimientos.
  3. Movimientos limitados. Para extraer el dinero de la cuenta se tiene que acudir al tutor legal de la misma, esta persona será quien le entregue el dinero al niño.
  4. Pago de impuestos. Al ser una cuenta corriente, también debe pagarse una fiscalidad asociada. El menor se considerará contribuyente del IRPF, teniendo que retenerle los impuestos correspondientes.

¿Cómo abrir una cuenta corriente para un menor de edad?

Para abrirle una cuenta corriente a tu hijo, el banco te pedirá los siguientes requisitos:

  1. Contar con el libro de familia. Con este documento se puede comprobar que la persona que abre la cuenta efectivamente es padre, madre o tutor del pequeño, ya que son las únicas personas que pueden contratar este producto bancario.
  2. El niño debe tener DNI. Para impedir el fraude fiscal a través de este tipo de cuentas se estableció este requisito desde el año 2007.
  3. El DNI del tutor es un requisito indispensable. Ya que esta persona es la que se hará cargo del dinero del niño hasta que éste sea mayor de edad. En otras palabras, los padres serán los titulares de la cuenta mientras el niño crece.
  4. Acudir con el niño al banco. Cuando se va a abrir la cuenta es recomendable que el niño acuda junto con sus padres o tutor a la sucursal bancaria. Aunque no es obligatorio, es una manera de involucrar al pequeño en el proceso y hacerlo consciente de la responsabilidad que tiene ahora, de estar al pendiente de su cuenta y sus ahorros.

¿Cómo funciona una cuenta corriente de un niño?

La cuenta corriente cuyo beneficiario sea un menor de edad, tiene ciertas características que la diferencian de una cuenta joven o una cuenta de nómina. Entre sus principales condiciones podemos mencionar:

  1. Las cuentas para niños se pueden contratar desde el primer año de su nacimiento hasta que llegan a la mayoría de edad.
  2. Los adultos son los únicos que pueden llevar a cabo movimientos en la cuenta, exceptuando el ingresos bancarios siempre y cuando se tenga la autorización del tutor.
  3. Los titulares del niño pueden disponer del dinero a través de la red de cajeros con la tarjeta de débito o con la libreta en oficinas de las entidades bancarias.
  4. Las cuentas de niños no pueden tener vinculada ninguna tarjeta de crédito, ni domiciliar un recibo.

Bancos que ofrecen la posibilidad de abrir una cuenta bancaria para niños

En la actualidad existen diversas entidades bancarias que ofrecen cuentas corrientes para menores de edad, aquí te dejamos un listado con algunas de ellas: