pensionistas

Todo lo que debes saber antes de contratar un plan de pensiones

Cada vez es más preocupante el tema de las pensiones, de hecho su viabilidad en un futuro no muy lejano lleva años en entredicho por diferentes motivos. Entre otros, la baja tasa de natalidad española, que no ha sido tan baja desde 1941, y la esperanza de vida, cuya media actualmente rebasa los 83 años. Si a esto le sumamos la descompensación entre las cantidades ingresadas y las repartidas entre los jubilados, lamentablemente no nos salen las cuentas.

Por todos estos motivos, el mecanismo público de la jubilación no es sostenible, de manera que el ámbito privado ha cobrado cada vez más protagonismo triunfando los planes de pensiones para hacer frente nosotros mismos a nuestra jubilación. Pero, ¿qué debemos hacer antes de contratar un plan de pensiones? Resolvemos todas tus dudas a continuación.

¿Qué debo tener en cuenta antes de contratar un plan de pensiones?

La elección de un plan de pensiones privado no debe tomarse a la ligera, ya que es una inversión a largo plazo que requiere un minucioso estudio y una elección exigente. Aquí te ofrecemos las claves para ayudarte en tu decisión y que debes valorar antes de abrir un plan de pensiones.

  • ¿Qué es un plan de pensiones? Es un método de ahorro para complementar la paga de jubilación a través de una entidad privada y que no sustituye en ningún caso a la pensión pública.
  • Planificación. El ahorro para la jubilación es recomendable para todo el mundo y, en función de la inversión que se realice, mayor será el ahorro que te permita llevar un nivel de vida semejante al de antes de jubilarte.
  • Rentabilidad. No importa la modalidad de plan de pensiones que elijas, puede haber caídas en todas ellas. En general, los números suelen ser positivos a largo plazo, pero también depende de la edad a la que inicies tu plan de pensiones.
  • Las comisiones. La comisión de gestión máxima que debe aplicarse a un plan de pensiones es del 1,5% al año, a lo que debemos sumar un 0,25% como máximo destinado a la comisión de depositaría o comisión de custodia. Los planes de renta variable son los que tienen las comisiones más elevadas, aunque hay otras fórmulas más baratas para invertir en Bolsa.
  • Aportaciones. Las aportaciones que se hagan al plan de pensiones reducen directamente la base imponible, siendo el máximo de 8.000 euros anuales. Se recomienda no hacer la aportación de golpe a final de año, sino hacerlo de manera progresiva cada dos o tres meses. De este modo, podrás neutralizar los movimientos de los mercados financieros.
  • El rescate. Un plan de pensiones está concebido para realizar una inversión a largo plazo. Solo puede ser rescatado llegado el momento de la jubilación o de forma excepcional en otras circunstancias como: desempleo de larga duración, incapacidad, enfermedad grave o desahucio, … Además, debemos pagar un porcentaje de nuestros ahorros para poder retirarlos. Sin embargo, actualmente se ha introducido un nuevo supuesto de liquidez que permitirá el rescate del plan de pensiones al cabo de 10 años contando a partir de 2015.

¿A qué edad debería contratar un plan de pensiones?

Cuanto más joven seas a la hora de abrir tu plan de pensiones, mayor riesgo podrás asumir en renta variable, que es el tipo que genera más rentabilidad a largo plazo. Pero debes tener cuidado, pues también es el más arriesgado. Por ello, puedes moldear el perfil de tu plan a medida que te acerques a la edad de jubilación para obtener unos resultados óptimos.

Se aconseja realizar aportaciones periódicas y comenzar a ahorrar a partir de los 45 años, aunque el momento de inicio del ahorro para la jubilación es clave para lograr un mayor patrimonio con menos esfuerzo durante tu vida laboral.

Para que te hagas una idea, se ha calculado que después de 30 años de ahorro se puede alcanzar una cifra de 234.367 euros con una rentabilidad del 6,94% al año y una comisión anual de del 1,32%. Por el contrario, si la rentabilidad fuera de un 2,6%, el patrimonio acumulado sería de unos 110.278 euros. A continuación, te mostramos los tipos de planes de pensiones para que elijas de manera correcta:

  • Renta fija a corto plazo. Se caracterizan por una duración inferior o igual a dos años y acumulan una rentabilidad media anual del 2,16%.
  • Renta fija a largo plazo. Tiene una duración superior a dos años y acumulan una rentabilidad media anual del 2,69%.
  • Renta fija mixta. Invierten menos del 30% en renta variable y acumulan una rentabilidad media anual del 4,15%.
  • Renta variable mixta. Supone una inversión de entre el 30 y el 75% en renta variable. Este tipo de fondos de pensiones acumulan una rentabilidad media al año del 8,00%.
  • Renta variable. Invierten más del 75% en renta variable y su revalorización media anual es del 13,20%.
  • Garantizados. Estos fondos garantizan el capital y una rentabilidad fija, pero suele ser muy baja. Estos planes de pensiones suelen registrar una revalorización media anual del 1,51%.

En función de las obligaciones estipuladas, los planes de pensiones pueden ser de aportación definida o mixtos y dependiendo de las personas que lo constituyan, existen tres modalidades: el sistema individual (contratado por un particular), los planes de pensiones de empleo (promovidos por las empresas) y el modelo asociado (impulsadas por asociaciones o sindicatos).

¿Cuándo puedo utilizar mi plan de pensiones?

  • En caso de jubilación, por supuesto.
  • Por fallecimiento del beneficiario, dando derecho a prestaciones de viudedad, orfandad u otras personas designadas.
  • En el caso de que el partícipe sufra una incapacidad laboral, ya sea total, absoluta o permanente.
  • Debido a una enfermedad grave acreditada por el Instituto de la Seguridad Social.
  • Por dependencia severa o gran dependencia, es decir, cuando se necesite la ayuda de otra persona para llevar a cabo las actividades básicas cotidianas.
  • Si te encuentras en una situación de desempleo de larga duración podrás retirar tu dinero siempre que estés en esta situación más de 12 meses y no recibas ninguna pensión contributiva.

Después de leer toda la información que te hemos propuesto, valora muy bien tu situación actual y elige un plan de pensiones que se adapte a tu edad y circunstancias. Y recuerda que, salvo en el caso de los planes garantizados, un plan de pensiones podría perder valor si las inversiones no funcionan bien. ¡Suerte con tu elección!