Precauciones al usar la tarjeta de crédito en Internet

operaciones-bancarias-en-internet

El uso de la tarjeta de crédito para hacer pagos en Internet está muy extendido y por eso, se convierten en el punto de mira de los hackers y demás clases de ciberdelincuentes en la red. Esa es una de las razones por las que debemos extremar las precauciones a la hora de hacer compras o pagos por Internet.

Medidas a tener en cuenta al usar la tarjeta de crédito en Internet

Aunque pueda parecer lo contrario, en Internet es mucho mejor usar una tarjeta de crédito que de débito. Las primeras cuentan con un alto nivel de seguridad contra el fraude y también, en muchos casos, un seguro ante esta clase de eventualidades.

Cuando se vayan a hacer compras por Internet, siempre es mejor ir a páginas webs de firmas conocidas y que cuenten con niveles de seguridad altos. La web de pagos debe contar con el protocolo https, lo que revela que se trata de una web segura donde la transacción estará protegida por niveles de seguridad diferentes.

Nunca está de más contar con un buen sistema de seguridad en nuestro equipo informático como un antivirus de calidad y que esté completamente actualizado así como un anti malware para evitar la aparición de troyanos, malware, etc.

Si se puede, solamente debe utilizarse una única tarjeta para realizar esta clase de operaciones a través de Internet y si es posible, que ésta sea diferente a la que se utiliza normalmente, así aumentaremos la seguridad en nuestras operaciones.

Es posible que algunas tarjetas de crédito de Visa y/o Mastercard permitan activar códigos que se aplican antes de cada compra y permiten contar con un nivel más de seguridad en las compras. Si no sabes si tu tarjeta ofrece esta posibilidad, lo mejor es preguntar en el banco si se puede activar esta característica.

Nunca hay que hacer pagos con tarjeta de crédito en un equipo que no es el nuestro, solo lo haremos en ordenadores 100% confiables. Nunca hay que conectar a Internet mediante redes de Wi-Fi públicas porque pueden ser fácilmente interceptadas por los hackers y hacerse con nuestras contraseñas.

Para finalizar, no se debe compartir nunca la clave con ninguna persona, ni tampoco descargar aplicaciones que no sean 100% fiables en el teléfono móvil. Lo mejor es descargárselas únicamente desde la web de la entidad bancaria o del market oficial del sistema operativo que tenga el dispositivo móvil.