método japonés

Kakebo: el método japonés ideal para aprender a ahorrar

Es normal que a veces sintamos que no podemos ahorrar ni un sólo euro, entre que la vida es cada vez más cara y que en muchas ocasiones nos hace falta una mejor educación financiera, esta misión parece imposible. Acorde a un estudio realizado por Rastreator.com en 2018, el número de ahorradores en España descendió hasta un 13.5%, llegando hasta los 22 millones de personas, mientras que 8 millones no consiguen ahorrar ni un solo euro.La importancia que tiene aprender a ahorrar es invaluable, se trata de un hábito que debemos implementar en nuestra vida cotidiana, no sólo para conseguir un objetivo específico, como comprarse un coche o irse de vacaciones, sino para prevenir situaciones de emergencia en las que se requieran fuertes cantidades de dinero.

Si quieres empezar a ahorrar desde hoy te compartimos el método japonés Kakebo. Una estrategia que miles de personas alrededor del mundo han empezado a utilizar para ahorrar todos los meses. Hablamos de 7 puntos claves que sin duda serán una excelente guía para comenzar a tener finanzas personales saludables.

7 pasos para aprender a ahorrar con el método japonés Kakebo

Motoko Haní es la autora de Kakebo, un libro de orígen japonés que te enseña a llevar un control sobre la economía doméstica, sin importar la cantidad de ingresos que tengas o la edad. Sea cual sea nuestra situación personal ¡todos podemos ahorrar! Eso sí, las claves son dos: control y disciplina. ¿Qué opinas? ¿Te animas a probarlo?

cómo ahorrar dinero

Elige una libreta donde puedas ir anotando los ingresos totales que tienes al mes, así como los gastos fijos estimados: agua, luz, alquiler, comida, teléfono, transporte, deudas, colegios, entre otros. Recuerda anotar únicamente los gastos fijos necesarios, nada de ir al café con los amigos ;)

2. Marca tus objetivos

Debes ponerte una meta clara, donde definas cuánto porcentaje de tus ingresos quieres ahorrar. Recuerda ser realista, plantea una cifra que te puedas permitir acorde a tus posibilidades. Una buena estrategia es empezar con pequeñas cantidades e ir incrementándolas con el paso del tiempo.

 3. Anota el procedimiento a seguir para conseguir el objetivo

Debes analizar cómo es qué conseguirás tu meta. Escribe a qué te comprometes para lograrlo, por ejemplo:

  • No compraré comida en la calle, en vez de ello llevaré mi propio almuerzo al trabajo.
  • Evitaré comprar ropa que no necesito.
  • Al mes, solamente iré una vez al cine.
  • Utilizaré más la bicicleta.
  • Haré la compra únicamente con lo necesario.

 4. Divide los gastos en categorías

Una buena estrategia para ahorrar es hacer la división de tus gastos. Con ella podrás ver en qué estás gastando más dinero de lo debido y a qué tipo de cosas deberías de darles más prioridad. Para tener más claro los gastos que llevamos a cabo, debemos hacer 4 grandes categorías:

  1. Indispensables (supervivencia).
  2. Ocio y diversión.
  3. Educación y cultura.
  4. Extras.

5. Seguimiento de tus gastos

Este paso consiste en hacer una análisis diario y semanal de los gastos que hemos llevado a cabo. Ubica dichos gastos en las diferentes categorías que creaste con anterioridad. Así podrás tener una mejor idea de cuánto estás gastando semanalmente y en qué categoría estás gastando más.

6. Analiza los resultados

Debes crear el hábito de realizar un análisis cada mes donde identifiques en qué estás gastando más dinero (ubica días y semanas), si lograste tus objetivos, y qué es lo que debes cambiar para lograrlos o mejorarlos. Algunas de las preguntas que debes hacerte para averiguar toda esta información, son:

  • ¿Cuáles fueron los ingresos del mes?
  • ¿Cuánto te gustaría ahorrar el próximo mes?
  • ¿Cuánto dinero gastaste en cada categoría?
  • ¿Qué gastos dejarías de hacer el próximo mes?
  • ¿Cuáles son los gastos innecesarios que realizaste?

7. Plantea mejores objetivos

Como comentamos anteriormente, los objetivos que te marques en un principio pueden ser bajos, con el paso del tiempo pueden ir mejorando. Aumenta tu meta mensual de ahorro, verás como en un tiempo los frutos de tu esfuerzo se verán reflejados en tu cuenta bancaria. Recuerda que para conseguir que funcione este método, necesitas ser muy constante y no tirar la toalla medio camino. Quien se propone las cosas las consigue, ¡siempre con esfuerzo y dedicación!

¿Te animas?