cajero automático

Historia y evolución del cajero automático

El cajero automático es algo que la mayoría de nosotros tenemos al alcance en nuestro día día, y la verdad es que no nos ponemos a pensar de dónde viene o a quién se le ocurrió la idea de crearlo. Hoy se trata de algo tan común y útil, que podemos encontrarlo en prácticamente en cualquier lugar del mundo. Pero hasta hace unos cuantos años era algo verdaderamente exclusivo. ¿Sabes por qué? ¿Conoces su evolución?  Te invitamos a que continúes leyendo, porque en este artículo te lo contamos todo.

Historia y evolución del cajero automático

Su inventor fue Luther George Simjian, quien en 1939 patentó el prototipo de una máquina que se colocaría en las paredes de los bancos y que permitiría realizar transacciones financieras. Un avance en el sector bancario que no resultaría tan aceptado como lo imaginaríamos . Consiguió el apoyo del City Bank of New York y aunque era una idea revolucionaria, solo estuvo seis meses como prueba piloto. La falta de demanda hizo que no tuviera el éxito esperado.

Durante 26 años la idea estuvo prácticamente en el olvido, hasta que el británico John Sheperf-Barron inventó un modelo de cajero automático de una forma muy curiosa. Vivía con su mujer en el campo y para tener dinero tenía que ir hasta la ciudad.

Un día quiso retirar dinero pero por llegar unos minutos tarde, el banco no se lo dio. Entonces pensó en una máquina que pudiera estar operativa las 24 horas, al igual que sucedía con unas conocidas máquinas expendedoras de chocolate. En lugar de cheque tendría que insertar una ficha por un importe y recibir el dinero.

No tardó demasiado en inventar la máquina, con una clave de seis números, pero la mujer le contestó que le resultaba difícil memorizar los seis números. Por tanto, lo dejó en cuatro, los mismos que tienen las tarjetas bancarias hoy en día.

En 1967 se instaló su primer cajero automático y se colocó en el Banco Barclays, siendo una auténtica revolución. Un año después, un escocés llamado James Goodfellow, decidió innovar creando un sistema con tarjetas de plástico y a Barclays le gustó tanto esta idea que decidió ponerla en marcha.

En 1969 se instalaba en el Chemical Bank of NewYork, el primer cajero con tarjetas plásticas y código magnético, muy parecido a lo que conocemos hoy en día. Aunque no fue hasta 1971 cuando se instaló la versión completamente automática del cajero.

Poco a poco el cajero automático fue evolucionando, incluyendo más sistemas de seguridad como el que instaló en 2010 el banco BPS de Polonia, siendo biométrico, para aumentar la seguridad de los usuarios.

Otro dato curioso: el primer banco en utilizar un cajero automático contactless fue La Caixa gracias a un acuerdo con Visa, lo que permitió a los usuarios sacar dinero con tan solo acercar la tarjeta al lector y poner su clave.

tarjeta contactless

¿Conocías la historia y evolución del cajero automático? Ahora ya conoces todos los detalles, cuando vayas a sacar dinero al cajero piensa en todo lo que tuvo pasar para que tú tuvieras dinero de forma rápida y al instante. Interesante ¿cierto?