ahorro

Finanzas personales: técnicas de ahorro

La crisis económica ha incentivado a muchas familias a poner en práctica una serie de técnicas de ahorro en sus finanzas personales. Precisamente, en los últimos años se han popularizado diversos métodos y consejos de finanzas que todo el mundo puede llevar a cabo en su hogar.

La mayoría de estos métodos se ajustan fácilmente a cualquier economía familiar. Solo hay que escoger la técnica más adecuada y que mejor se ajusta a las necesidades y las finanzas personales de cada uno. De esta manera, vamos a poder conseguir ahorrar una cantidad de dinero a final de mes.

Controlar los gastos diarios

Uno de los consejos de finanzas más utilizados es el control de los gastos diarios. En la actualidad podemos controlar los gastos muy fácilmente a través de aplicaciones de teléfono móvil como Balio, Money Pro o Fintonic. Otras opciones son a partir de una hoja de cálculo en Excel o Google Drive o a través del sistema convencional de papel y boli.

Al controlar los gastos de forma diaria vamos a poder ver fácilmente dónde se va nuestro dinero. Es cierto que a veces da mucha pereza llevar a cabo este control, pero resulta una de las maneras más eficaces de comenzar a ahorrar.

Hacer un presupuesto doméstico

Una vez controlados los gastos diarios, uno de los consejos de finanzas más interesantes es hacer un presupuesto doméstico. La economía doméstica estará equilibrada en el momento en el que los ingresos sean superiores a los gastos. Por eso, en el presupuesto doméstico hay que incluir todos los ingresos y gastos que se tienen en el hogar.

Este presupuesto nos va a ayudar para conocer mucho mejor el dinero que entra y sale de casa. Pero, a su vez, también nos va a permitir hacer diferentes proyecciones sobre las finanzas personales y familiares y crear un calendario de facturas a pagar cada mes.

La técnica Kakebo

La técnica Kakebo procede de Japón y se trata en realidad de un simple libro de cuentas en el que ir apuntando todos los ingresos y gastos mensuales del hogar. El Kakebo se puede dividir en trimestres, semanas y días y en cuatro grandes bloques de gastos mensuales: gastos fijos e indispensables, gastos opcionales, gastos culturales y extras.

La idea es establecer un objetivo financiero mensual para cambiar poco a poco los hábitos de gasto en las finanzas personales. Si llevamos a la práctica de forma correcta esta técnica vamos a poder ver claramente cuánto dinero gastamos en cada cosa para reconocer la manera en la que podemos ahorrar.

La regla 50/30/20

Uno de los consejos de finanzas más populares en la actualidad es la regla 50/30/20. Consiste en destinar el 50% de los ingresos para cubrir necesidades básicas, el 30% para gastos personales y el 20% para el ahorro. Una regla realmente muy sencilla de aplicar y muy eficaz en muchos hogares.

Las necesidades básicas serán la hipoteca, las facturas, la comida, etc. Los gastos personales son los consumos prescindibles. No obstante, para llevarla a cabo es necesario que tengamos un ingreso estable para realizar mejor la división.

Sistema de ahorro escalonado semanal

Esta técnica consiste básicamente en ahorrar 1 euro el lunes, 2 euros el martes, 3 euros el miércoles… y así hasta 7 euros el domingo. Esto se traduce en un ahorro semanal de 28 euros, de 112 euros al mes y de 1.344 euros al año.

El sistema anterior es el más básico, pero se puede hacer según las cantidades a la que cada uno pueda llegar. Pero siempre de forma escalonada para llevar mejor el control del ahorro.

Priorizar el ahorro

La técnica Kakebo puede ser un buen paso para priorizar el ahorro. No en vano, se puede hacer una pequeña clasificación de los gastos por diferentes categorías. Estas pueden ser gastos principales, gastos secundarios, gastos secundarios recurrentes y gastos secundarios puntuales.

Es muy probable que en cada hogar la clasificación de gastos sea diferente, ya que todo irá en función de las finanzas personales de cada uno. Pero una vez tengamos la clasificación frente a nosotros será mucho más sencillo organizar los gastos y priorizar dónde queremos que el ahorro sea mayor.

Crear un fondo de emergencias

Un fondo de emergencia es uno de los consejos de finanzas que debemos llevar a cabo una vez que conocemos nuestros ingresos y gastos mensuales. Este fondo nos ayudará frente a las posibles contingencias que puedan surgir que, en realidad, suelen ser muy habituales en casa cada mes.

La cantidad a destinar a este fondo de emergencia irá precisamente en función de los gastos e ingresos que tenemos en el hogar. Esto nos permitirá que al tener este fondo podamos seguir ahorrando sin problemas, ya que no habría que hacer uso de los ahorros para pagar los imprevistos.

Acciones que se pueden hacer en casa para ahorrar

Adquirir una serie de hábitos en el hogar puede ser una labor muy beneficiosa y que va a redundar en el ahorro de nuestras finanzas personales. Entre ellas, habría que destacar las siguientes:

  • Planificar la iluminación sustituyendo las bombillas por otras de bajo consumo.
  • Abrir el frigorífico solo cuando sea necesario
  • Instalar ventiladores de techo en las habitaciones
  • Utilizar el programa de lavar en frío o a carga completa en la lavadora
  • Comprar productos de temporada
  • Utilizar el microondas mejor que el horno
  • Instalar aireadores y reductores de caudal en los grifos
  • Ducharse en vez de bañarse
  • Instalar en casa un termostato para controlar la temperatura
  • Usar cargadores solares para los dispositivos electrónicos
  • Adaptar la cisterna con sistemas de doble descarga para ahorrar agua
  • Apostar por la compra de los aparatos eléctricos más eficientes
  • Enjuagar los platos antes de ponerlos en el lavavajillas
  • Aprovechar el calor residual en la cocina
  • Limitar el consumo de productos envasados y precocinados

En definitiva, estas son algunas de las técnicas y consejos de finanzas que podemos poner en práctica en el hogar. Llevando un control de las mismas es muy probable que a final de mes hayamos podido conseguir ahorrar dinero.