El Banco de España y la moneda digital

moneda digital

Desde el Banco de España han declarado que una moneda digital que emita un banco central podría llegar a tener importantes efectos sobre la transmisión de la política monetaria, aunque sí ha pedido cautela al respecto dada la incertidumbre y a los riesgos asociados, los cuales considera bastante significativos.

Los pros y contras de la creación de una moneda digital

Esto se desprende de un artículo analítico realizado por Galo Nuño, miembro de la dirección general de economía y estadística, quien llegó a plantear un debate acerca de si los bancos centrales tienen que adaptarse a la demanda creciente de servicios de pago digitales y así emitir su propio, algo que ya han llegado a plantear diferentes instituciones internacionales como pueden ser el Banco de Inglaterra, el Banco Popular de China o el Banco de Suecia entre otros.

Galo Nuño ha explicado que la emisión de dinero digital por un banco central, podría incluso llegar a beneficiar la conducción de las políticas monetarias al mejorar el control de las rentabilidades de mercado a las que se ven enfrentadas tanto los ahorradores como los prestatarios.

También se ha hablado de la dificultad que tienen las entidades financieras para poder establecer remuneraciones negativas debido a que los agentes podrían retirar sus fondos y también ahorrar mediante la acumulación de billetes, llegando a marcar un límite al posible tono expansivo de la política monetaria en un escenario marcado por los tipos mínimos de interés.

En el caso de la aparición de la moneda digital tal como solicitan los bancos centrales, trae consigo un riesgo. En caso de que se cree, con carácter no anónimo, basada en una tecnología similar a la que tienen los medios de pago electrónicos actuales, podría suponer importantes costes en cuanto a infraestructura, exigencias normativas y requerimientos operativos.

En caso de que se cree y tuviera carácter anónimo, tendría unos costes asociados mucho menores, aunque podría necesitarse la adaptación de la tecnología de las criptomonedas en un entorno diferente. Si se produce un fallo en cualquiera de los dos escenarios, podría llegar a producir importantísimos daños al conjunto de la economía.

Se considera que el camino a tomar que parece ser lo más razonable hoy en día es el de estar a la espera, en modo vigilante, estudiando y analizando todos los avances tecnológicos que van apareciendo poco a poco y también estudiando cuáles son sus posibles aplicaciones en los diferentes ámbitos de responsabilidad, procurando evitar posibles riesgos acerca de sus marcos tanto operativos como monetarios.