Digitalización bancaria, ¿un problema?

banco-de-españa

Como sabemos, todas las cosas tienen una parte positiva y otra no tanto, como parece ser el caso que nos ocupa en este artículo, la digitalización y la transformación del sector bancario de nuestro país. Javier Alonso, subgobernador del Banco de España, ha dado la voz de alarma acerca de los posibles problemas que se presentan con el proceso de transformación digital del sector financiero de nuestro país.

Lo que opina el Banco de España sobre la digitalización bancaria

Alonso ha querido advertir a todos los consumidores acerca de las ofertas que se promocionan en los soportes digitales, porque para algunas personas pueden ser difíciles de entender a pesar de que pueden ser presentadas en lo que él denominó como “envoltorios amables y accesible” mediante aplicaciones móviles.

Por otro lado, también ha destacado que con algunos de estos productos complejos y opacos debería saltar la alarma y que se fiscalicen y se preste una especial atención antes de que sean contratados.

De esta forma, el subgobernador del Banco de España, advierte de las posibles consecuencias que trae consigo la divulgación de información relevante a través de los dispositivos móviles como los smartphones o tablets.

Ha querido destacar que el tamaño de la pantalla y la inmediatez de la aceptación pueden llegar a limitar la capacidad del cliente para poder saber qué es lo que realmente consiente. Además, el subgobernador ha explicado que existen diferentes autorizaciones involuntarias por parte de los consumidores en el caso de la cesión de datos, otro de los puntos importantes que se deberían tener en cuenta.

En lo referente al aspecto social, Alonso deja claro que se puede generar cierta exclusión financiera con las nuevas tecnologías y la digitalización bancaria. Aquellos que no tienen capacidad económica para poder acceder a ella pueden verse relegados de este nuevo ecosistema cada vez más presente en nuestros días.

Asimismo ve clara la necesidad que hay en mejorar la educación financiera ante los retos que poco a poco van llegando y que supone la unión de los servicios bancarios con la digitalización, dentro de un sector que cuenta con una notable limitación de acceso a un asesoramiento cualificado.

Se apuesta por el impulso del desarrollo de las competencias digitales de los ciudadanos y que se avance hacia un modelo en el que impere la buena educación financiera así como una correcta conducta en el mercado y sobre todo, la transparencia, algo que debería ser prioritario para proteger a la ciudadanía.