tarjeta-bancaria-para-un-menor-de-edad

Cómo tramitar una tarjeta bancaria para un menor de edad

Los padres muchas veces buscan darle una mayor libertad financiera a sus hijos, sin embargo, cuando estos son menores de edad y desean obtener su primera tarjeta bancaria no pueden tramitarla con la misma libertad con la que podrían hacerlo al cumplir los 18 años. Existen determinadas condiciones que ponen los bancos para darle un producto bancario de este tipo a los jóvenes. Si estás buscando tramitar una tarjeta bancaria para un menor de edad ¡se puede hacer! Pero eso sí, debes tomar en cuenta la información que te compartimos a continuación.

Una opción de cuenta bancaria para menores de edad

¿Cómo se puede obtener una tarjeta bancaria para un menor de edad?

No hablamos de una cuenta infantil. Hablamos de un producto más bien pensado para jóvenes que empiezan a tomar conciencia de su economía personal y que requieren de una tarjeta que les de la libertad necesaria para hacerse responsables de sus gastos. Para poder obtener un producto bancario como éste se puede tramitar de las siguientes formas:

  • Cuenta juvenil

Hoy en día las entidades bancarias ofrecen productos destinados al mercado jóven. Para abrir una cuenta juvenil se requiere de la autorización de los padres. A través de ella el beneficiario recibirá una tarjeta de débito, con la cual podrá acceder únicamente al dinero que le haya sido depositado con anterioridad. En este caso los padres tendrán pleno control sobre los gastos que se realicen con la tarjeta.

  • Tarjeta adicional a nuestra cuenta bancaria

Una segunda opción es solicitar una tarjeta de débito adicional a nuestra cuenta bancaria. Los cargos que se realicen no tendrán el mismo control que con la opción anterior. Esto se debe a que el usuario tendrá pleno acceso a todos los fondos de la cuenta corriente. Aquí habrá que valorar si se quiere dar este tipo de libertad o no.

  • Tarjetas de prepago

Si quieres otra opción para tramitar una tarjeta bancaria para un menor de edad, puedes tener en cuenta las tarjetas de prepago. Estas tarjetas también te ayudan a controlar los gastos realizados por tus hijos. Brindan mayor independencia pero controlada por los padres, ya que funcionan al recargar previamente el dinero del cual se quiere disponer. Son tarjetas bancarias que no están vinculadas a cuentas corrientes, por lo cual el dinero que esté asociado a ellas es el único que se puede utilizar.

  • Tarjeta de crédito para menores de edad

Otra alternativa es obtener una tarjeta de crédito adicional a nuestra actual tarjeta. Debes considerar que el menor tendrá total acceso a esta línea de crédito, por lo cual muchas entidades eliminan esta opción dentro de su oferta bancaria. El límite de capital al que se puede acceder es mucho mayor a diferencia de las tarjetas de débito mencionadas anteriormente, por lo cual habrá que valorar muy bien esta posibilidad.

Nuestro consejo es que antes de darles una tarjeta de crédito a los jóvenes, se debe hablar con ellos, darles una buena educación financiera y hacerles ver la importancia de sus decisiones financieras. Si tuviéramos que elegir, les daríamos acceso a una tarjeta de prepago, o a una cuenta juvenil  para tener un mejor control de sus gastos.