ahorrar

Cómo ahorrar: te damos distintos trucos

Desde la crisis económica surgida en España en el año 2008, con mayor o menor éxito, muchas familias han desarrollado en el hogar diferentes técnicas de ahorro. Llegar a fin de mes sigue siendo una de las principales preocupaciones entre la mayoría de los españoles. Por esta razón, nunca está de más conocer algunos consejos sobre cómo ahorrar en nuestro día a día. Si te lo propones, poco a poco puedes ir sumando una cantidad considerable. ¡Tan sólo hay que proponérselo! ¿Te animas? Sigue leyendo y descubre las mejores técnicas de ahorro, con las que mejores resultados puedes obtener.

Algunos de estos consejos y técnicas de ahorro son muy conocidos, pero otros no tanto. Sin embargo, estos últimos se hallan en tendencia en la actualidad y son seguidos por personas de todo el mundo con relativo éxito. Les echamos un vistazo para saber cómo ahorrar en casa.

Controlar los gastos más pequeños

Los gastos más pequeños del día a día apenas son perceptibles. Pero si los sumas durante todo el mes, el resultado final puede ser bastante cuantioso. Si lograramos controlar estos gastos podríamos ahorrar bastante. Muchas de las economías domésticas, precisamente, tienen un importante lastre con estos gastos. De ahí que, en la medida de lo posible, hay que tratar de controlarlos para saber cómo ahorrar.

Puedes realizar al final del día una pequeña lista de todo lo que has gastado de forma mínima para determinar lo que resulta prescindible. Llevar el control de este tipo de gastos es una de las técnicas de ahorro más efectivas.

Usar aplicaciones para controlar los gastos

Una fórmula que puedes utilizar para controlar estos gastos diarios es a través de las aplicaciones para móvil. Gestionar tu dinero a través de las mismas es francamente muy sencillo y te va a dar la oportunidad de conocer cómo ahorrar. Lo puedes hacer con aplicaciones como Fintonic, Mis Finanzas, Spendee, Monefy o Monefy Pro.

Estas aplicaciones facilitan y simplifican el trabajo de tener que anotar cada día en un papel todos tus gastos diarios. Los subes a la aplicación y los puedes consultar cuando quieras. Por lo general, cada aplicación te hará un resumen semanal y mensual para ver cuáles son tus principales gastos y así sepas de cuáles puedes prescindir.

El método 50/30/20

El método 50/30/20 consiste en dividir tu sueldo en función de tus gastos reales. En este sentido, el 50% del salario iría destinado a las necesidades básicas (comida, luz, agua, hipoteca, etc.), el 30% a los gastos de carácter personal y el 20% restante sería lo que puedes ahorrar.

Esta es una de las técnicas de ahorro que no solo te permite ahorrar para el futuro, sino también contar con un pequeño fondo económico para hacer frente a cualquier imprevisto que surja en el hogar. Todo dependerá del sueldo que tengas y de la división que hagas de tus gastos.

El método Harv Eker

El método Harv Eker es una técnica sobre cómo ahorrar un tanto parecida a la anterior. En este caso, la división de tu sueldo también se hace en porcentajes, pero diferentes a los del modelo 50/30/20.

Aquí el 50% del salario también se destina a las necesidades básicas. Pero, a continuación, se destina un 10% del sueldo para el ahorro, un 10% para formación, un 10% para inversiones a largo plazo, un 10% para el ocio y, finalmente, otro 10% para donativos.

El reto de los 30 días

El reto de los 30 días es una de las técnicas de ahorro que más se suelen emplear. Es un método sencillo y alternativo sobre cómo ahorrar a corto plazo. La estrategia se basa en ahorrar 0,50 euros el día 1, un euro el día 2, 1,5 euros el día 3, 2 euros el día 4 y así sucesivamente durante todo el mes.

Este reto se puede adaptar a cualquier situación. No es necesario que sea de 30 días, sino que lo podemos hacer semanal. En este caso se puede ahorrar 1 euro el lunes, 2 euros el martes, 3 euros el miércoles, etc. Si cumplimos con él, tanto a final de mes como a final de la semana el ahorro va a ser considerable.

El método Kakebo

Kakebo es una de las técnicas de ahorro más de moda en la actualidad. Este método japonés de ahorro consiste en anotar al principio de cada mes los ingresos y gastos fijos que tengas en casa (hipoteca, luz, alquiler, agua, comunidad, etc.). También habría que dedicarle una sección a los gastos que tengas durante el día y que no sean del todo fijos.

Es cierto que para llevarlo a cabo de la mejor manera hay que ser un poco constantes, ya que no se puede dejar sin anotar cualquier gasto por mínimo que este sea. De lo contrario, esos gastos mínimos van a desequilibrar el sistema a final de mes y no obtendrás resultados reales.

La Ley menos 20

Bien es cierto que esta es una de las técnicas de ahorro menos utilizadas, ya que entran en juego una serie de condicionantes. Sin embargo, todos aquellos que la siguen apuntan que es muy efectiva a largo plazo. Consiste básicamente en tomar tu edad como punto de partida del ahorro. ¿Cómo se hace esto? Muy sencillo.

A la edad que tengas hay que restarle 20 años y el número que te dé será el porcentaje que debes ahorrar. Por ejemplo, si tienes 40 años tendrás que ahorrar un 20% de tu sueldo, mientras que si tienes 50 ahorrarás un 30%. Como puedes ver, no solo va a depender cómo ahorrar de la edad sino también del sueldo que uno tenga y sus condiciones de vida.

En realidad, hay muchas técnicas de ahorro que te ayudan o te dan una pequeña indicación sobre cómo ahorrar. Solo hay que escoger la que más se ajuste a nuestras características para así gestionar mejor dicho ahorro.

Por lo general, en todas ellas hay que llevar un control especial de los gastos, tanto fijos como los del día a día. Es muy recomendable disponer de una aplicación para organizar mejor dichos gastos para que, a partir de los mismos, puedas poner en práctica la técnica más adecuada para tus ingresos y tu situación familiar.