Características de las cuentas infantiles

cuentas-de-ahorro-infantiles

Quizá hace no demasiados años las cuentas infantiles no tenían tanta presencia como hoy en día, pero actualmente el sector bancario nos ofrece un gran número de propuestas para los peques de la casa, Banco Mediolanum, BBVA, el Santander con su cuenta Mini 1|2|3 y muchas otras propuestas son las que podemos encontrar en el panorama actual, pero… ¿qué características tienen?

Están diseñadas para el público infantil y hacer a nuestros hijos esta clase de cuentas es una estupenda idea para que adquieran una actitud de ahorro, para que sepan que se pueden conseguir muchas cosas si poco a poco se va guardando el dinero de la paga, los cumpleaños o los Reyes Magos, por ejemplo.

Tal como podemos ver en la actualidad, son uno de los productos por los que la banca actual está apostando, sobre todo de vistas al futuro, porque le interesa que haya una nueva generación de ahorradores, por eso proponen diferentes ofertas acompañadas de características especiales e incluso algunos regalos.

Con las cuentas infantiles se busca que los niños sepan que ahorrar es algo básico y que formará parte de su vida en el futuro. Además, cuando pase el tiempo, el dinero ahorrado podría ser incluso depositado en productos de ahorro que ofrezcan más rentabilidad, como pueden ser los depósitos bancarios.

Ventajas y desventajas de las cuentas infantiles

Entre las diferentes ventajas que tienen las cuentas infantiles destacan, además de la completa gratuidad, es que no cuentan con ninguna clase de comisión, ni de mantenimiento ni de apertura. Algunas suelen ofrecer regalos a los niños como incentivo para que comiencen a ahorrar y la remuneración, aunque es bastante baja, permite ir acumulando dinero poco a poco.

También hay que destacar que algunas cuentas infantiles (donde algunas pueden llegar hasta los 26 años) cuentan con servicios añadidos como  tarjetas de crédito, aunque se recomienda que el uso sea supervisado en todo momento por sus padres o tutores, dado que serán éstos los responsables de su uso.

Como todo lo bueno, las cuentas infantiles también tienen sus puntos en contra, como por ejemplo que las remuneraciones son de las más bajas que se pueden encontrar en los productos bancarios y tampoco se permite la domiciliación de pagos.

A ello hay que sumar el límite concreto que tienen, dado que este producto solamente se contrata hasta una edad determinada que va desde los recién nacidos hasta los 26 años en algunos casos.