tarjetas

Banking 101: cómo saber de que banco es una cuenta

Todos tenemos una cuenta bancaria, ya sea cuenta nómina, corriente, de ahorro, etc., y una o dos tarjetas mínimo, vinculadas a una cuenta. Y cuando abrimos una cuenta, nuestro banco nos facilita una serie de números correspondientes al número de cuenta, que tienen un significado específico, y que más o menos, deberíamos saber a qué corresponden. No hace falta ser un experto para entenderlo, ya que se trata de algo muy fácil e intuitivo, incluso para los menos iniciados, o las personas más mayores que están acostumbradas a lo tradicional y que tuvieron que adaptarse a estos cambios.

En el 2014 se produjo la llegada de la Zona única de Pagos Europeos, conocida como SEPA, que estandarizó los pagos electrónicos de euros en los 28 países miembros de la UE, y también en Islandia, Liechtenstein, Mónica, Noruega, San Marino y Suiza. Esta nueva medida ha permitido que todos los ciudadanos, empresas y agentes económicos en estos países, pudieran hacer y recibir pagos en euros, en las mismas condiciones y con los mismos derechos y obligaciones para todos los ciudadanos europeos, sin importar cuál es su procedencia o lugar de residencia.

Consultar las entidades bancarias por el IBAN

Desde hace algunos años, todos los bancos de Europa cambiaron sus cuentas tradicionales a las cuentas bancarias que conocemos hoy en día, a través de un código conocido como IBAN, que es el código de la entidad bancaria. Todos tenemos un código IBAN en nuestra cuenta, y es uno de los datos más esenciales hoy en día, si buscamos cómo saber de qué banco es una cuenta, bastará con analizar estos números.

El código IBAN es el código por el que se puede saber con certeza de qué banco es una cuenta. Se trata de un código de 4 dígitos, que aparece antes del número de cuenta, y que identifica la entidad: Banco de Santander, La Caixa, BBVA, y aparecerá, necesariamente, en todas las cuentas bancarias.

En el código IBAN los dos primeros dígitos corresponden al país al que pertenece el banco, por eso en tus cuentas de españa aparece ES. Además se pueden consultar las entidades bancarias por código, para saber de qué banco es una cuenta. Es imprescindible para hacer cualquier operación: transferencia bancaria, ingresos, efectuar un pago en una entidad bancaria distinta a la nuestra, etc. Un código mal escrito puede anular la transacción y que no se efectúe un pago, por ejemplo, así que debemos tener cuidado.

Sabiendo cuál es el IBAN, sabremos cuál es el Banco de la cuenta bancaria que queremos consultar. Para consultarlo, si no estamos seguros, en Internet existen una gran cantidad de páginas que presentan un listado exacto, donde se relaciona a cada banco con su respectivo número. Todas tienen un motor de búsqueda, tan solo hay que introducir los 4 dígitos del IBAN, y la página nos indicará de qué banco se trata.

Qué es el Banking y para qué sirve

El Banking o banca abierta es un sistema digitalizado de soluciones online. Dicho así, el concepto suena difícil de entender por estar muy tecnificado, pero no es otra cosa que ofrecer los servicios bancarios tradicionales online. Es así como deben funcionar todos los bancos, en un entorno digitalizado como el actual.

El Banking o banca abierta permite a cualquier usuario que tenga una cuenta en un banco, poder operar online, para realizar todo tipo de operaciones, las que antes hacía de forma tradicional, acercándose a la ventanilla de un banco: se pueden hacer transferencias, traspasos, transferencias en divisa, compra de valores y muchas operaciones más, todo ello en un entorno seguro (aunque siempre es conveniente maximizar todas las opciones de seguridad que nos brindan, como por ejemplo con el uso de la autenticación en dos pasos, etc). Lo único que, lógicamente, no podemos hacer es ingresar dinero físico a través de nuestro ordenador personal. Pero quizás llegue un momento en el futuro en el que esto no sea ciencia ficción y también podamos hacerlo.

Si vamos a operar online, ahorraremos muchísimo tiempo, a través del Banking, banca abierta o banca online. Se acabaron las largas colas en ventanilla, las reuniones con nuestro agente para resolver dudas y problemas, o rellenar impresos para presentarlos en ventanilla. Hoy en día, casi todo se puede hacer con la banca online de forma cómoda y sencilla, sin necesidad de acudir a un banco. Es más, muchos bancos ya ofrecen un servicio personal, para cada usuario, de buzón de preguntas y respuestas para muchas gestiones que necesitemos hacer (solicitar un duplicado de un recibo, resolver alguna duda, devolver un pago indebido, etc.). Además, también podemos vincular nuestras tarjetas de crédito a Paypal, una plataforma de cobros y pagos, y hacer transferencias y pagos a través de esta nueva plataforma. Y todo de forma absolutamente segura.

Qué son los dígitos de la cuenta bancaria y qué es lo que indican

Para saber con exactitud cómo saber de qué banco es una cuenta, hay unos conceptos muy básicos, además del código IBAN. Lo primero que debemos saber es que una cuenta bancaria tiene 20 dígitos totales, que se estructuran de la siguiente forma:

  • El código del banco al que pertenece la cuenta y que ya hemos visto, el IBAN, que consta de 4 dígitos y cuya numeración, en nuestro país, la asigna el Banco de España a cada una de las entidades que operan en nuestro territorio. Este código es fundamental, porque es el que indica, sin resquicio de duda, de qué banco es una cuenta.
  • El código de la sucursal. Cada oficina, dentro de la propia entidad, tiene un código asignado.
  • Un número de control, o dígito de control, conocido como DC) tiene dos dígitos y se trata de un algoritmo matemático que garantiza que no se comentan errores al ofrecer tu cuenta bancaria. Si uno de los números fuese un número equivocado, la operación online no valdría, lo cual es una estupenda garantía de seguridad en las transacciones.
  • Y por último el número de cuenta, que consta de 10 dígitos y es el único personal para cada cliente. Este número lo asigna la propia oficina bancaria a cada cuenta, y es personal e intransferible.