Ventajas y desventajas de los créditos rápidos

Ventajas y desventajas de los créditos rápidos

Seguro que en más de una ocasión habréis visto en los diferentes medios y plataformas de comunicación la facilidad que supone conseguir un crédito rápido de hasta 3.000 euros. Son muy famosos pero… ¿Tienen tantas ventajas como aseguran? En este artículo de explicamos cuáles son sus principales ventajas y desventajas.

¿Qué son los créditos rápidos?

Se trata de una forma de conseguir dinero muy fácilmente, en ocasiones hasta 5000 euros y sin necesidad de nómina. De hecho, están tan extendidos que según los últimos informes financieros, gran parte de los gastos de la vuelta al cole han sido pagados gracias a este dinero.

Muchas de estas firmas que ofrecen “dinero fácil” ofrecen cuotas fijas relativamente bajas, lo que para una persona que no tenga muchos conocimientos del mundo de las finanzas puede sonar a una bicoca, pero  hay que destacar que esas cuotas vienen acompañadas de un TAE elevado, siempre dentro de la legalidad, eso sí.

¿Cuáles son sus ventajas?

Una de las principales ventajas de esta clase de créditos es la rapidez con la que cuentan. En muchos casos no requieren ni tan siquiera pasar por estudios de viabilidad como suelen hacer normalmente las entidades bancarias.

Algunas firmas tienen un tope de 1.000 euros, otras de 3.000 e incluso hay alguna actualmente que ofrece hasta 5.000 euros prácticamente sin preguntas y con muy poca documentación de por medio como una fotocopia del DNI, fotocopia de la nómina o la pensión, una fotocopia de la cartilla del banco o de un recibo como puede ser la factura de teléfono, siempre que esté a nombre del solicitante.

¿Cuáles son sus deventajas?

Al igual que tiene cosas positivas, también las tiene negativas. El principal inconveniente que tienen los créditos rápidos reside en los intereses. En ocasiones pueden llegar a ser tan altos que en ocasiones no los llaman como tal, sino que los clasifican como honorarios.

Un ejemplo que se suele poner para un crédito mínimo de 200 euros que hay que devolver en 20 días lleva unos honorarios de 50 euros. Ahora solo hay que echar cuentas e imaginarnos cuánto pueden llegar a cobrar en concepto de honorarios por un crédito de 5.000 euros.

Lo que aconsejan los expertos es utilizar solamente esta clase de servicios cuando haya una urgencia importante y sepamos que podemos devolver el dinero en un corto espacio de tiempo, de lo contrario nos “casaremos” con la firma prestataria durante bastante tiempo.

En tu mano está decirte por una de estas firmas o ir sobre seguro y optar por cualquiera de los créditos que ofrecen las entidades bancarias.