Sobreendeudamiento con los créditos rápidos

sobreendeudamiento-con-los-creditos-rapidos

Los conocemos como créditos rápidos y estamos acostumbrados a verlos en diferentes medios de comunicación. Esta clase de créditos concede bajos importes con pocas garantías, lo que sumado al endeudamiento mediante las tarjetas de crédito pueden hacer que se genere un sobreendeudamiento, especialmente en verano, temporada en la que muchas personas apuestan por este método para sufragar sus vacaciones o al menos parte de ellas.

Según un reciente estudio llevado a cabo por el Observatorio de la Financiación Familiar de Agencia Negociadora, se demuestra que las tarjetas de crédito y los créditos rápidos son uno de los mayores esfuerzos financieros para los encuestados, con un 39,6% y un 29,5% respectivamente.

Un 9,9% de los encuestados asegura que aunque tengan menos créditos y tarjetas, el mayor esfuerzo se lo lleva la hipoteca. Por otro lado, del total de personas encuestadas en este estudio, el 74,5% tiene además de la hipoteca otros créditos (23,2%) o incluso hasta tres tarjetas de crédito (20,3%)

El 51% de los encuestados paga de hipoteca alrededor de un 20% de sus ingresos mensuales y un 9,9% más de un 40%. El 58,7% de los encuestados confirma que dedican entre el 20% y el 30% del total de lo que pagan a los bancos a abonar la letra de la hipoteca.

Estos gastos pueden verse incrementados durante la temporada de verano, donde los gastos adicionales de las vacaciones pueden desestabilizar la economía doméstica y crear lo que se conoce como sobreendeudamiento.

Estos gastos pueden hacer que los consumidores se endeuden con mayor facilidad y “tiren” de tarjeta de crédito para poder hacer frente a estos imprevistos, donde en muchos casos el gasto doméstico mensual, supera el 30% del normal con esta tendencia.

A ello se le suman los microcréditos de los que os hablábamos al principio de esta entrada. Éstos no suelen tener un importe de más de 300 euros, aunque puede resultar un problema a la hora de devolver el importe prestado para cuadrar la economía personal o doméstica.

Desde el Observatorio de la Financiación Familiar de Agencia Negociadores han advertido sobre la utilización de esta clase de financiación y recomiendan que solo se acuda a ellos cuando haya una necesidad imperiosa y no se pueda conseguir efectivo de otra forma.

El problema llega cuando nos encontramos con los intereses, dado que en muchos casos pueden llegar a alcanzar el 2.000% TAE. Tener a esta forma de financiación como algo recurrente puede convertirse en un serio problema, por lo que lo más recomendable es acudir a nuestro banco y consultar sobre un crédito con unos intereses más adecuados y evitar así el sobreendeudamiento.