Refinanciación empresarial, alternativa de emergencia

tin y tae

Si se tiene una empresa, contar con un colchón de dinero es algo muy importante dado que si no es así, cuando lleguen las vacas flacas (que siempre llegan tarde o temprano) se puede hacer uso de ese dinero para hacer frente a las posibles adversidades que puedan venir. Otra alternativa es una refinanciación, pero… ¿sabemos exactamente lo que es y a lo que nos obliga?

Tips sobre la refinanciación empresarial

Puede haber casos en los que una empresa se vea obligada a tener que tratar con los bancos para buscar una refinanciación. Las razones más comunes pueden ser el fallo de un pago de un cliente o varios clientes importantes, los pagos a 30, 60, 90 o incluso hasta 120 días de algun organismos oficiales.

Si se cuenta con el colchón de dinero que comentamos al principio del artículo no habría problema con las deudas, el problema es cuando la empresa no puede afrontar las deudas. En este caso juega un papel importante la refinanciación.

Se trata de alargar el plazo del pago de las deudas mediante la conversión de deuda de corto a largo plazo. Con esta alternativa se pueden solventar de manera momentánea los problemas de deudas que puedan poner en peligro la continuidad de una empresa.

Es importante tener en cuenta determinados aspectos en una refinanciación como por ejemplo un plan de empresa, algo necesario para que cualquier entidad bancaria pueda conceder la refinanciación. De lo contrario no se podrá llevar a cabo la refinanciación.

Otro aspecto por el cual no se daría es porque el estudio en el que se demuestre que se podrá hacer frente a los pagos tenga datos incompletos o exagerados. Además eso generará en el banco una mala sensación y seguramente para otra ocasión no nos ofrecerán su ayuda.

También hay que tener en cuenta el interés a afrontar dado que una refinanciación no es algo que nos salga gratis. En caso de que nos ofrezcan una refinanciación es normal que la entidad financiera exija un interés adicional. Por ello hay que tener en cuenta que los gastos aumentarán, por tanto los ingresos deben aumentar también, no solo para poder hacer frente a la deuda sino también para ganar dinero.

Para finalizar, es necesario recordar que antes de dar el paso hay que informarse correctamente sobre todos los detalles implícitos a una refinanciación dado que es un paso serio que no hay que dar a la ligera.