Qué es el crowdlending: claves de una nueva forma de financiación para empresas

qué es el crowdlending

Hoy en día encontrar financiación para una nueva empresa, especialmente las startups, es uno de los objetivos principales para muchos directivos y emprendedores. La situación económica actual, aunque poco a poco va mejorando, sigue siendo generando gran incertidumbre a la hora de poner en marcha una idea.  Tal y como revela un informe del Fondo Monetario Internacional, las vías de financiación alternativas a las tradicionales han crecido de forma exponencial en los últimos años y entre ellas se encuentra el crowlending, pero… ¿qué es exactamente?

El crowdlending es una nueva forma de financiación para las empresas que consiste en que un grupo de personas presten su dinero a empresas a cambio de determinado tipo de interés. Lo normal en este caso es que el crowlending se enfoque directamente a empresas que llevan varios años ya en el mercado.

Otro estudio llevado a cabo por la Reserva Federal de los Estados Unidos, ha revelado que la relación entre el dinero prestado y la tasa de morosidad en esta plataforma es mucho menor, razón por la cual los inversores están optando por esta alternativa de inversión frente a otras.

Plataformas de Crowdlending

Con el paso del tiempo la empresa devuelve el préstamo y los intereses dentro de las condiciones acordadas mediante una plataforma. ¿A qué nos referimos con plataforma? Son las estructuras encargadas de preseleccionar aquellas empresas que necesitan los recursos, las encargadas de la formalización de los préstamos, gestionar los cobros de los proyectos que ya estén en marcha, etc.

Si lo miramos desde el prisma de un inversor, el crowlending puede ser tratado como una inversión en Renta Fija, donde se espera recuperar la inversión más intereses cuando se cumplan los plazos acordados. La rentabilidad está ligada directamente de la solvencia de la entidad financiada y también del plazo de la inversión.

Ventajas y riesgos del Crowdlending

Cuenta con bastantes beneficios, tanto para las propias empresas como para los inversores. Para las primeras es una formidable forma de conseguir financiación para sus proyectos y además las tasas de interés son más bajas que las que orecen los bancos. Por su parte, los inversores particulares pueden obtener tipos de interés más altos que en otras clases de inversiones, pudiendo llegar incluso hasta el 8%.

Además de ventajas también tiene sus riesgos para los inversores, aunque si se compara con otras formas de inversión, el crowlending puede considerarse de bajo riesgo, con lo que es más fácil obtener el ROI más los intereses sin tanto riesgo.