Problemas de rentabilidad en algunos bancos europeos

daniele-nouy

Danièle Nouy, presidenta del Consejo de Supervisión del Banco Central Europeo (BCE) ha asegurado recientemente en declaraciones a la prensa que existen varias entidades bancarias en la zona euro que aún no cubren su coste de capital, algo que, según sus palabras, es insostenible si se mira a largo plazo.

El objetivo es rentabilizar los bancos de la zona euro

Estas declaraciones las hizo durante una entrevista que se incluye en el informe anual acerca de las actividades de supervisión que realiza el BCE. En este informe se advierte que la rentabilidad es uno de los grandes desafíos para algunos de los bancos de la zona euro. Además, dejó claro que existen algunas entidades en las que la relación de costes no es viable con vistas al futuro.

Esa situación es insostenible para varias entidades, que aún no cubren su coste de capital. Este es un problema para los propios bancos, algo que también preocupa mucho a los supervisores.

Nouy ha querido explicar que en caso de que el sector bancario no sea rentable, no se puede respaldar el crecimiento económico, ni tampoco acumular un colchón de capital, algo que podría desembocar en que las entidades se embarquen en una búsqueda de rentabilidad que podría llevar a aumentar sus riesgos. Por ello, la ausencia de rentabilidad dentro del sector bancario de la eurozona es algo que nos inquieta.

Desde el BCE se aconseja que los bancos se planteen la diversificación de las fuentes de ingresos de las que disponen, por ejemplo mediante las nuevas tecnologías. Según han asegurado, el margen de intermediación representa más de la mitad de sus resultados de explotación.

Si se tiene en cuenta el nivel históricamente bajo de los tipos de interés, es un aspecto en el que el BCE considera que se tiene que trabajar, intentando aumentar los ingresos mediante comisiones o con un mayor grado de concentración bancaria.

Se destaca que el prolongado periodo de bajos tipos de interés es todo un reto, dado que aunque estos tipos consiguen reducir los costes de financiación y respaldan la economía, comprimen los márgenes de intermediación, lo que pesa sobre la rentabilidad bancaria.

Para finalizar, también se destaca el recorte de costes, aunque se debe tener cautela para aplicar esta medida en áreas equivocadas, como por ejemplo podría ser en cuanto a plantilla especializada en la gestión de riesgos o en sistemas de Tecnologías de la Información.