Préstamos personales, una oportunidad para emprender

prestamos-personales-billetes-de-500-euros

La crisis ha hecho que muchas personas se hayan decidido a emprender, buscando algo novedoso que les permita posicionarse rápidamente y mejorar su situación laboral y económica. Pero no es fácil, para ello se necesita financiación dado que no todo el mundo tiene ahorros suficientes como para comenzar una andadura empresarial. En este caso, los préstamos personales pueden ser la mejor opción.

La viabilidad económica es muy importante, por ello es vital conseguir liquidez. Algunas personas optan por pedir dinero a la familia o los amigos, pero todos sabemos que no siempre es buena idea porque después aparecen los problemas.

Préstamos personales, una gran ayuda

Para evitar tener que pedir dinero a la familia o los amigos, los préstamos personales se han posicionado como una estupenda alternativa. Se debe tener muy en cuenta que quien nos financie, en este caso un banco, no es nuestro socio, y debemos cumplir a rajatabla con los acuerdos que hemos firmado, o firmaremos, en el contrato.

Además, una ventaja de solicitar un préstamo personal a un banco es que se podrán conseguir cantidades mayores que en cualquier otro lugar, por ello nunca está de más consultar la viabilidad de nuestro proyecto con nuestro banco de siempre.

Otras posibilidades de financiación

Dentro del panorama actual, hay alternativas a los bancos tradicionales, con sus ventajas y también con sus puntos en contra. Por ejemplo, los organismos públicos y grupos de inversores pueden ser una forma de conseguir liquidez.

Los organismos públicos suelen tener un tipo de interés un poco más bajo que los bancos y los grupos de inversores un buen margen de negociación. El punto en contra es que en ambos casos hay que realizar mucho papeleo, lo que retrasará notablemente le puesta en marcha de nuestra idea.

Otra alternativa son las entidades de préstamos personales rápidos, ideales para pequeñas cantidades. Se consigue dinero de manera rápida dado que no existe mucho papeleo y en algunas ocasiones no se exigen ni nóminas ni avales, solamente el DNI.

La principal desventaja es que las cantidades a prestar son notablemente más bajas que el resto de opciones y los intereses pueden dispararse por las nubes, lo que puede convertirse en un problema.

Como se ha podido ver, la opción más interesante que hay actualmente es la de los bancos tradicionales, con quienes incluso podríamos llegar a negociar en caso de que las cosas no vayan tan bien como se espera, algo que no ofrecen otras alternativas.