Obligaciones

Sentido obligatorioManuel nos mandó un correo electrónico hace meses preguntando por las obligaciones. En su caja de confianza le habían ofrecido este producto (4% TAE durante 6 años) y se ve que no se lo habían dejado excesivamente claro:

Me dicen que el nominal y el efectivo no van a coincidir, siendo inferior el efectivo. ¿Es una buena inversión?. ¿Qué riesgos entraña esto último? Y una pregunta más para los no entendidos ¿Qué significa que el perfil del producto es dinámico?

Firmar obligaciones es, básicamente, comprar deuda de una empresa. La empresa necesita liquidez para afrontar su funcionamiento y saca al mercado «obligaciones». Normalmente son bastante apetitosas porque también son arriesgadas: si la empresa al final fuese a la bancarrota los dueños de obligaciones serían los últimos en cobrar, por ejemplo. Además, habitulmente su liquidez es baja: para volver a convertirlas en dinero, hay que tener un comprador dispuesto a hacerse cargo de ellas (puede ser la propia empresa).

Se supone que son soluciones puntuales y que cuando las dificultades se superan a la empresa le compensa recuperar esas obligaciones, pues suelen dar una muy alta rentabilidad (4-7% TAE, cuando el Euribor está en menos de 2%).

¿Buena inversión? Mmmm… Depende de la empresa y de lo que te fíes de que vaya a irle bien. Por ejemplo, si es una caja de ahorros, sería bastante de fiar, porque parece claro que el Banco de España no las va a dejar caer. Si es una promotora inmobiliaria… me lo pensaría unos años. En todo caso, estos productos suelen tener bastante letra pequeña (que sólo den la rentabilidad en caso de que la empresa tenga beneficio el año siguiente, por ejemplo…) y ser a muy largo plazo (años) con dificultades para recuperar el dinero por anticipado.

¿No coinciden nominal y efectivo? Con eso se refieren a que una cosa es lo que inviertes (nominal) y otra el efectivo que podrás conseguir si 6 meses después quieres recuperar el dinero. Si no hubiese demanda, tu obligación valdría menos.

¿Riesgos? Que si va bien puedes ganar una alta rentabilidad, pero si va mal, puedes perder dinero o, en el peor de los casos (quiebra), no recuperarlo.

¿Producto dinámico? Una forma bonita de llamar a un producto arriesgado. Dinámico porque no es estático como los depósitos a plazo, que tienen unas condiciones iniciales que se cumplen y punto. En este caso se parte de las condiciones iniciales pero depende de cómo evolucione la empresa, la demanda de las obligaciones…

Yo sólo lo haría si realmente me fío de que a la empresa le va a ir bien.

Imagen | Acebal