Nadie quiere una guerra de divisas

banco central europeo

En la reunión del Foro Económico Mundial celebrada recientemente, Benoit Coeuré, representante de Francia dentro del directorio del Banco Central Europeo (BCE), ha declarado que lo último que el mundo necesita actualmente es una guerra de divisas

Según sus propias palabras, el mundo no necesita una guerra de divisas, así ha insistió durante su intervención en el Foro Económico Mundial que se celebra en la estación de esquí suiza de Davos. De esta forma refuerza el mensaje que lanzó el pasado jueves el presidente del BCE, Mario Draghi.

No se necesita una guerra de divisas

En su intervención, Draghi lanzó varias críticas a Estados Unidos acerca de los comentarios sobre el dólar que han tenido varios funcionarios de alto rango del país norteamericano.

Por su parte, Coeuré, quiso destacar que estas cuestiones solo deben ser discutidas dentro del seno del G 7 y del G 20. Añadió que la volatilidad más reciente del tipo de cambio no ayuda para nada a la situación. Además, advirtió que en caso de que esto pueda llegar a provocar consecuencias no deseadas por el Banco Central Europeo, como restricciones que no han sido buscadas en la política monetaria, la institución tendría que replantearse seriamente su postura.

Según sus palabras, “Lo que deseamos es ver que los diferentes tipos de cambio vengan reflejados por el mercado, mostrando las diferentes condiciones financieras en diferentes lugares y que formen parte de las partes del ciclo en el que nos encontramos”.

Asimismo, Coeuré, quien está considerado por muchos como la mano derecha  de Mario Draghi dentro de la ejecutiva del Banco Central Europeo, también ha querido destacar la gran eficacia que ha demostrado la guía de política monetaria ofrecida por su institución, aunque sí ha dejado claro que las directrices ofrecidas tendrán que ir evolucionando con el paso del tiempo.

Para finalizar su intervención, ha declarado que el debate hasta ahora ha sido sobre cuándo es el mejor momento sobre cuándo debatir. Dejó caer que es algo más bien relacionado con lo que podría llamarse como metapolítica monetaria, recordando que las directrices representan una declaración de intenciones por parte de la entidad a la que representa, pero no un compromiso.

Si a ello le sumamos el innegable avance de las criptomonedas como el Bitcoin y otros asuntos relacionados con las divisas virtuales, muchos expertos y analistas económicos creen que se presenta un futuro a corto plazo bastante movido en cuanto al sector económico mundial se refiere.