Microcréditos sin aval: el motor de los autónomos

Micocréditos sin aval - el motor de los autónomos

Los microcréditos se han consolidado como una verdadera opción de financiamiento.

En los últimos años el sector del crédito se ha actualizado y adaptado a las necesidades del cliente, utilizando como motor el Internet. Las empresas no bancarias se han modernizado y aprovechado las ventajas del fintech para ofrecer respuesta a un sector que muchas veces era desaprovechado por las entidades bancarias. Las figuras ofrecidas son préstamos sin nómina, préstamos sin aval, créditos rápidos sin documentación (también conocido como microcréditos), entre otros. Por ejemplo, para la obtención de créditos rápidos solo se necesita tener acceso a Internet, escoger la plataforma online más indicada que será conocida como “la acreedora”, elegir el monto a solicitar más el tiempo a pagar, después llenar una solicitud bastante sencilla, se envía y muchas veces la respuesta está en horas o minutos.

Los créditos rápidos y todos los demás servicios brindados por las empresas fintech están en auge en la actualidad, de hecho, en el año 2015 se estima que 70% de los españoles lo han utilizado, siete puntos porcentuales más que la media mundial, localizada en el 63%. Esta preferencia se vuelve aún más importante cuando se habla de los autónomos.

Si se intenta pedir un crédito para iniciar un emprendimiento por modos tradicionales, la mayoría de las veces nos encontramos con miles de requisitos y filtros, que causan pérdida de tiempo para que al final, en muchas oportunidades, este sea negado. El motivo es que muchas veces los autónomos sufren de inestabilidad laboral por sus ingresos irregulares, lo cual hace que las entidades bancarias lo consideren un gran riesgo para el impago frente a incluso trabajadores de cuenta ajena.

Es por ello, que cada vez son más los autónomos que intentan los créditos rápidos para financiación para comenzar su negocio. Entre las principales ventajas de esta elección es la rapidez en que son aprobados, y la falta de requisitos para solicitarlo. De hecho, dependiendo del emprendimiento se puede solicitar un microcrédito, con montos pequeños pero suficientes para iniciar el negocio. No obstante, en Internet entre las opciones fintech encontramos créditos sin aval que adelantan hasta 40.000€, lo cual resulta perfecto para iniciar un emprendimiento a gran escala.

Otra de las ventajas es la flexibilidad que ofrecen las empresas que otorgan este servicio, al ofrecer los préstamos como una línea de crédito, donde se pagara por el tiempo que se tenga el dinero.