Los millennials no quieren tarjetas de crédito

tarjetas-de-credito

La generación nacida entre 1980 y 1995 es conocida como los millennials, a quienes se les reconoce en muchos casos como nativos digitales. En el año 2030 supondrán alrededor del 75% de la fuerza laboral en todo el mundo. ¿Qué les hace ser actualidad? Sencillo, los millenials no tienen ningún interés en las tarjetas de crédito.

A los millennials no les gustan las tarjetas de crédito

Según un estudio llevado a cabo por la consultora Bankrate, se asegura que el 67% de los jóvenes estadounidenses, uno de los países más capitalistas y consumistas del mundo, de entre 18 y 29 años, no tienen tarjetas de crédito y una de las principales razones es porque tienen miedo a endeudarse con ellas.

Los millennials fueron criados con las dificultades económicas de la crisis que comenzó en el año 2008 y son conscientes del estado del trabajo en nuestro país. Esta generación huye del conocido como dinero de plástico.

En nuestro país también se está siguiendo esta tendencia. Las compras efectuadas con las tarjetas de débito continúan triunfando. El 67,6% de los españoles tiene una tarjeta pero solamente el 20,3% cuenta con una tarjeta de crédito. Así lo revela el Barómetro de tarjetas de MasterCard.

Uno de los principales peligros que tienen las tarjetas de crédito es que para muchas personas se trata de dinero fácil y finalmente se acaba gastando de más y por ello, endeudándose.

Otro aspecto que se debe tener en cuenta es que al poder devolver lo adeudado en pequeñas cuotas mensuales, muchos usuarios finalmente no saben realmente todo lo que tienen que pagar en total. Una pequeña mensualidad hará que el pago se alargue considerablemente así como que los intereses aumenten.

Los bancos deben mover ficha para hacer que sus tarjetas puedan resultar atractivas para este nicho de mercado. Por eso, seguramente que no tardarán en diseñar alguna clase de estrategia para, al menos, llamar la atención de todos los millennials y hacer que éstos puedan mostrar interés sobre el hecho de tener una tarjeta de crédito.

Sin duda, el sector bancario se encuentra en una situación en la que deben ir diseñando una buena estrategia para que en un futuro a corto plazo, los millennials puedan ir haciéndose poco a poco con las tarjetas de crédito.

Ahora el trabajo consistirá en “evangelizar” a todos los jóvenes e intentar convencerles de todas las ventajas con las que cuenta el dinero del plástico. ¿Podrá convencer el sector bancario a toda una generación?