Las tarjetas bancarias contactless están amenazadas

contactless-infusion-x5

Como se suele decir normalmente, “una de cal y otra de arena”. Si ayer os recordábamos el aumento del gasto de los españoles mediante las tarjetas bancarias, hace muy poco ha aparecido una noticia en la red que ha puesto en jaque tanto a las entidades bancarias como a los expertos en seguridad informática.

En la deep web, ha aparecido un dispositivo bajo el nombre de Contactless Infusion X5 que tiene la capacidad de clonar las tarjetas bancarias que utilicen tecnología contactless, es decir, que para ser utilizadas no necesite haber contacto entre la tarjeta y el lector.

Tal como han comentado varios expertos, este dispositivo puede clonar hasta 15 tarjetas por segundo, aunque para ello debe estar a una distancia máxima de 8 centímetros de la tarjeta a clonar. Lo peor de todo no es eso sino que tiene un precio de unos 775 euros aproximadamente en el mercado negro.

Según hemos podido saber, se trata de un dispositivo que tiene un peso inferior a 70 gramos y un tamaño menor al de un smartphone. Es ideal para funcionar en lugares donde haya una gran aglomeración de personas como puede ser el metro, un concierto, una zona de compras, de marcha, etc.

En cuestión de segundos todas nuestras tarjetas bancarias podrían ser clonadas y nosotros no nos enteraríamos hasta que comenzasen a aparecer cargos que desconocemos en nuestra cuenta, pero insistimos, según las informaciones dadas por los expertos, sólo es válido para tarjetas que tengan tecnología contactless.

Puede detectar y leer cualquier tarjeta y lo hace a una velocidad de 1024kbps, lo que quiere decir que puede leer y almacenar toda la información de unas 15 tarjetas bancarias por segundo. Si entramos en temas más técnicos, este dispositivo es compatible con los estándares que utilizan muchas de las tarjetas que conocemos como el ISO/IEC 18092, ISO 14443 y FeliCa, pudiendo clonar sin problema las tarjetas más modernas que cuenten con las tecnologías RFID y NFC.

El único problema existente es que para clonar las tarjetas hay que estar a esa escasa distancia de ocho centímetros, pero si finalmente consiguen clonar nuestra tarjeta, la sorpresa la tendremos cuando nos llegue el extracto bancario.

Lo normal es que en caso de compras pequeñas inferiores a 20 euros los bancos no pidan PIN y en caso de que nos clonen la tarjeta no podrán hacer compras de más de esa cantidad sin utilizar el PIN. Además estaremos más protegidos porque en España hay un límite de compras que se pueden hacer sin PIN en un mismo día, pero aún así no deja de ser un asunto desconcertante.