La importancia del historial crediticio

controlar el historial crediticio

Tener un historial crediticio puede ser de gran importancia, especialmente si tenemos pensado pedir un crédito en el futuro o buscar financiación de alguna clase. Se sabe que normalmente cuando se pide un crédito, la entidad bancaria estudiará si somos un cliente de riesgo o no para conceder o denegar nuestra solicitud.

¿Por qué es tan importante el historial crediticio?

Una vez hayamos solicitado el crédito y presentado toda la documentación, la entidad bancaria nos “investigará” y tendrán en cuenta todos los detalles relacionados con nuestra cuenta bancaria.

Dentro de la revisión de apartados que las entidades bancarias l financieras tendrán en cuenta para saber si tenemos un buen historial crediticio destacan aquellos como si estamos al día de nuestras deudas, si recibimos ingresos fijos mensuales, si sacamos mucho dinero o somos un cliente con perfil ahorrador o incluso si hemos quedado alguna vez en números rojos.

Todo esto es importante para el banco, porque así podrá hacer un perfil y decidir si realmente el préstamo es un riesgo o no. El historial crediticio es la mejor carta de presentación que podríamos tener, por eso hay que cuidar ese aspecto al máximo siempre que se pueda.

A pesar de ello hay que decir que si no se cumple alguno de los requisitos antes citados no es motivo para que alguna entidad no rechace nuestra solicitud. Hay partes de la evaluación de riesgos que el cliente desconoce y que pueden jugar a nuestro favor.

¿Qué se consigue con un buen historial?

Son muchos beneficios los que se obtienen, como por ejemplo, la reducción de trámites y tiempo que se suele requerir para que el banco dé un crédito a los clientes. Se tendrá una excelente carta de presentación a nivel comercial., por lo que si tenéis pensado  comenzar una andadura empresarial y necesitáis inversión, aquí tenéis una razón del porqué de su importancia

Para tener un historial crediticio es importante que en la cuenta bancaria siempre haya dinero y nunca nos quedemos en números rojos. Debemos cumplir con todas y cada una de las mensualidades que lleguen a nuestra cuenta, intentando evitar de cualquier forma que la cuenta se quede en saldo negativo.

Para finalizar, es importante que revisemos nuestro historial y nos aseguremos de que estamos al tanto de todas las operaciones y que no haya ninguna clase de error. Es algo simple pero que en el futuro puede llegar a ser de gran importancia.