La banca mueve ficha con sus nuevas hipotecas

consultorías financieras

El ministro de Economía, ha anticipado que el Gobierno va a reformar la Ley Hipotecaria para aumentar la transparencia de los contratos hipotecarios. La finalidad es poder aclarar los textos de esta ley mientras que el sector bancario se prepara a las nuevas exigencias judiciales.

José Luis Martínez Campuzano, portavoz de la Asociación Española de Banca, declaró que en que las recientes sentencias no implican que no hayan actuado siempre bajo la legalidad. Además reprocha que las continuas sentencias están produciendo cierta indefensión a las entidades financieras.

La razón que esgrimen los jueces es que no hay negociación real, ni tampoco mucha información o incluso se habla de posición dominante y abusiva por parte de la entidad. Estas razones han sido los detonantes para que los magistrados hayan decidido intervenir.

Más protección para el cliente de hipotecas

De Guindos ha anticipado en el Ecofin del pasado viernes que el Gobierno quiere que, desde ahora, todos los consumidores tengan toda la información antes de ir a firmar y ser conocedores de cuáles son las obligaciones y derechos que van junto a la firma de un contrato hipotecario con cualquier banco.

La banca siempre suele mover ficha cuando sospecha que puede haber alguna clase de situación que les afecte y por ello han actuado en algunos de los términos de sus contratos. Se asegura que no se restringirá ni la oferta ni tampoco se van a elevar los tipos.

Se reconoce que  es un proceso de cambios en el que los bancos están inmersos y se desea que haya una mejoría a la hora de comunicar las diferentes prácticas bancarias, especialmente cuando se negocian las condiciones de las hipotecas con los clientes.

Una de las bazas que tienen los bancos desde hace tiempo es el Euribor Plus, del cual no se sabe cuándo va a entrar en funcionamiento. Este índice que elaboran un buen número de entidades europeas ya debería haber cambiado de fórmula en julio del pasado 2016 para poder evitar manipulaciones como hemos visto a nivel continental, pero de momento se sigue negociando su puesta en marcha y con qué condiciones.

Lo que sí se sabe es que desde el punto de vista técnico supondrá que cada tasa diaria estará supeditada a los intereses en las operaciones que hayan llevado a cabo los bancos y no a estimaciones, que era como venía sucediendo hasta ahora. Se estima que cuando se implemente un incremento de este indicador que cerró en enero en -0,094%, marcando de nuevo un mínimo histórico.