Tipos de interés negativos e hipotecas: ¿por qué se producen?

tipos de interés negativos

Estamos pasando por un momento en el que la situación económica está sufriendo muchos cambios, algo que no se daba desde hace bastante tiempo, como por ejemplo los tipos de interés negativos. ¿Por qué se ha producido?

Para contestar a esta pregunta hay que saber que más de la mitad de la deuda pública europea que hay actualmente está cotizando con tipos negativos y en España, el Euribor a un año, tipo al que se ciñen los bancos para prestarse dinero y también una referencia para la revisión de un alto porcentaje de hipotecas está casi a punto de bajar a cero.

Esto hace que los bancos centrales cobren dinero a las entidades financieras por guardarles la liquidez, lo que también repercute negativamente en los usuarios finales. En este aspecto hay que decir que el Tesoro español se encuentra desde el año pasado entre un grupo de países que tienen los tipos de interés negativo.

Esta situación está provocando un gran desconcierto ante el desconocimiento sobre cómo reaccionar por parte de muchos de los actores financieros Con este panorama, varios bancos españoles han tomado la decisión de incluir diferentes cláusulas en sus contratos para tener que pagar dinero en caso de que los tipos de interés negativo sigan creciendo.

Los expertos muestran su perplejidad ante esta situación y aunque esto era algo que podría llegar a producirse, no se esperaba y la situación es como la de un mundo al revés, dado que se da el caso de que se cobra dinero a quienes lo prestan, en este caso los bancos.

Por qué los tipos de interés son negativos

La situación ha llegado a este punto por varias razones como pueden ser una inflación baja, la debilidad económica que todos conocemos y también el exceso de liquidez en algunos sectores como el bancario, con el objetivo de estimular el crédito y cambiar la inflación que está muy baja.

Con la debilidad económica actual sucede que el exceso de liquidez no se destina a la inversión sino que se buscan mercados como el de los metales preciosos o se quede inmovilizado en el Banco Central. Por esa razón, el BCE ha comenzado a penalizar los tipos negativos esperando que las entidades bancarias busquen una mayor rentabilidad facilitando el crédito tanto a empresas como a particulares.

Para finalizar, algunos expertos vaticinan que el Euribor se mantendrá en torno al 0% hasta finales del presente año y que comenzaría a repuntar a finales de 2018.