¿Qué es una hipoteca inversa?

Una hipoteca inversa es un producto creado para personas mayores de 65 años o ser dependiente. La persona debe de tener una vivienda en propiedad, que puede estar hipotecada siempre y cuando no quede una gran cantidad de dinero por pagar.hipoteca inversa

El banco concede a la persona un crédito hipotecario que normalmente se abona en forma de renta vitalicia. Cuanto mayor sea la persona y más valor tenga el inmueble, más cobrará cada mes. La propiedad continúa a nombre del titular y este cobrará la renta durante toda su vida. En el caso de que sean dos titulares, la renta se abonará hasta el fallecimiento de las dos personas. Al ser titular del inmueble, el propietario o propietarios pueden incluso alquilarlo a terceras personas siempre informando al banco, que comprobará que no se trata de un alquiler de por vida o de baja renta.

Al tratarse de un dinero procedente de un crédito, no es un incremento patrimonial, por lo que no hay que declararlo a hacienda ni se tributa por ese dinero en ningún modo, a no ser que se supere el valor de la propiedad, cosa que raramente ocurre.

¿Se puede cancelar este crédito hipotecario?

Si los titulares del crédito desean por cualquier motivo cancelarlo, pueden hacerlo sin ningún problema. Habitualmente esta hipoteca no tiene gastos de cancelación, por lo que siempre compensa hacerlo si así se desea.

¿Qué sucede si los propietarios viven más de lo esperado?

Si el propietario o propietarios superan su esperanza de vida, se activa un seguro de renta vitalicia y el pago mensual que reciben pasa a emitirlo una aseguradora. En estos casos, al tratarse de dinero de un seguro de rentas vitalicias diferidas, tiene que tributar pero con grandes ventajas fiscales.

¿Qué ocurre a la muerte de los propietarios?

Una vez que han muerto los beneficiarios de la hipoteca inversa, sus herederos cuentan normalmente con un plazo de un año para decidir qué quieren hacer con la propiedad. Lo habitual es que la deuda ronde el 50 % del valor del piso, por lo que suele convenirles pagar lo que se debe y recuperar el piso. Pueden pedir una hipoteca para pagar esa parte del piso que se debe, abonarlo con dinero procedente de la herencia o de su propio patrimonio, o vender la propiedad y con parte de los beneficios obtenidos saldar la deuda.

¿Se conceden actualmente estas hipotecas?

Estas hipotecas fueron muy promocionadas durante un tiempo, pero no cuentan con el favor de la gente, que desconfía demasiado de los bancos. Por otro lado, estos tampoco tienen un gran interés por acumular pisos, ya que muchos de los que contrataban este tipo de hipotecas eran personas mayores sin herederos que fueran a recuperar la vivienda. Por este motivo, en España, algunos bancos las han retirado de sus ofertas.