Euribor de septiembre: 1,26%. Ya suena a subida

Evolución del EuriborParece paradójico que mañana se cumpla exactamente un año desde que el Euribor alcanzó su máximo histórico, 5,5%. Desde entonces inició un bajada constante y en tan solo 12 meses mucha gente ha pasado de estar con el agua al cuello viendo como la hipoteca se comía una buena parte de sus ingresos a tomarse un respiro.

Esta vez, el mes de septiembre ha cerrado con el Euribor en un nuevo mínimo histórico. Este índice de referencia que se utiliza para el cálculo de las hipotecas a tipo variable ha alcanzado el 1.261%, la cifra más baja desde su puesta en marcha en el año 2000 (desde que existe el euro).

Esto es una muy buena noticia para todas aquellas familias que vayan a revisar su hipoteca en el mes de noviembre, ya que es cuando realmente tiene efecto este dato, que será publicado en el BOE dentro de un par de días. Quienes tengan que actualizar el préstamo en octubre tomarán como referencia la media de agosto, 1,33%. Sin embargo, no hay que dejarse llevar por la euforia porque el Euríbor volvera a subir, más antes que después.

La clave está ahora en averiguar cómo se comportará el Euribor. Sabemos que es la media del precio al que las entidades financieras se prestan el dinero en Europa,  sobre el 1%. Por ello, este viene siendo el límite teórico de bajada del Euribor a 12 meses, que es el que se usa para calcular el pago de las hipotecas. Lo más probable es que estemos llegando ya al límite de bajada y que si no es en octubre, antes de fin de año comenzará a subir poco a poco, para establecerse aproximadamente en el 2% en la primavera de 2010.

De una forma u otra no está de más recordar que aunque ahora el viento sople a favor, a la hora de contratar una hipoteca hay que pensar a muy largo plazo, 20 o 30 años. No se deben echar cuentas pensando que las cosas seguirán como ahora, con el Euribor por los suelos, sino que tenemos que ponernos en lo peor por si acaso. Es mejor calcular el préstamo contando con un interés del 4% o 5% si no queremos llevarnos una sorpresa cuando la economía comience a mejorar, que esperemos que sea pronto.