¿Está por llegar un ascenso del Ibex 35?

ibex 35

Noviembre ha dejado buenas noticias para el gobierno popular de Mariano Rajoy en cuanto al mercado laboral se refiere. O, al menos, lo hace de forma aparente. Los datos de desempleo en el pasado mes de noviembre salieron a la luz el pasado dos de diciembre con un descenso de 27.071 personas alistadas en las oficinas del antiguo INEM.

Sin embargo, otros datos no ofrecen los mismos resultados halagüeños para el mercado español, principalmente el dato de que la Seguridad Social española cuenta ahora con 17.223.086 cotizantes, una cifra por debajo de los 17.248.530 afiliados de noviembre de 2011, el último antes de la llegada del PP al gobierno. De hecho, los buenos datos en cuanto al descenso del paro no ayudaron a lograr un repunte en la bolsa española, que acusó en cierta medida la poca contundencia de las acciones tomadas por el Banco Central Europeo en su último anuncio.

Y es que, si bien se habían creado buenas expectativas en los parqués europeos respecto al posible anuncio de Mario Draghi, el anuncio por parte de la entidad comunitaria de que no se iba a ampliar el programa de deuda y de que se rebajaba en solo una décima el interés a la banca, tiró por la borda los pequeños avances de las bolsas de la Unión Europea. En particular, el IBEX 35 sufrió una pérdida del 2,25% respecto a la semana anterior y se quedó a las puertas de terminar la semana por debajo de los 10.000 puntos, cifra roja para los expertos bursátiles.

Todo ello, sin embargo, no evita que el mercado bursátil español siga siendo, para muchos expertos en la materia, uno de los puntos fuertes para la inversión de cara al próximo año. Según estos, la bolsa española estaría en progresión de llegar a los 11.500 puntos durante el año que está a punto de entrar gracias a, entre otras cosas, la incertidumbre política que las próximas elecciones pueden aportar. Desde las grandes bancas de inversión hasta pequeños inversores que actuando a través de plataformas tipo IG Markets, todos los actores del mercado bursátil se verían empapados del supuesto optimismo del mercado español.

Sin embargo, no todo parece tan claro y dicho optimismo se torna un poco más nubloso si se echa un vistazo más pausado a la situación. Pese a que se empiezan a definir las futuras posiciones en las elecciones generales del 20 de diciembre, la igualdad es mayor que nunca y la posibilidad de futuros pactos y negociaciones sigue en el aire. Y con ello la incertidumbre. Por ello, aventurarse hacia el pronóstico de que este sí va a ser el año de aumento del IBEX 35 parece, cuanto menos, arriesgado. Lo que no lo es, seguro, es que los cambios que están por llegar, sean de una manera u otra, van a beneficiar sobremanera a los inversores más hábiles. Ya sea para los que apuesten a favor o en contra de la bolsa española, alguien va a salir ganando bastante dinero del año 2016.