España sigue siendo el país con más sucursales bancarias

banco-sabadell

Según la agencia Moody’s, se ha destacado que el sector bancario de nuestro país era (desde el inicio de la crisis) y es actualmente el Estado que tiene la mayor red de sucursales bancarias de toda Europa. A pesar de ello, también es el país en el que más oficinas se han cerrado entre los años 2010 y 2016.

España supera la media de sucursales bancarias europeas

Durante el año 2006 España contaba con más de 90 sucursales por cada 100.000 habitantes y diez años después se redujeron hasta 60 sucursales aproximadamente. Mientras tanto, la densidad de sucursales de la Zona Euro se redujo en un 18%, llegando a las 45 oficinas por cada 100.000 personas.

Según los datos presentados, además de España, solo hay tres países que superan la media de sucursales bancarias a nivel europeo, que son Austria, Francia e Italia.

Tal como se ha declarado desde Moody’s, la cifra de sucursales bancarias siguen siendo bastante elevadas, así se refleja en su informe periódico sobre los retos a los que se enfrenta el sector bancario a nivel continental.

Si se compara con la media de sucursales que se pueden encontrar en Estados Unidos, la media europea está bastante por encima. En el país norteamericano hay una media de 26 sucursales bancarias por cada 100.000 habitantes.

Además del recorte de las sucursales, en este mismo informe de la agencia norteamericana también se habla de la reducción de la plantilla de los bancos. En Europa se ha seguido una trayectoria muy diferente en la Eurozona si se compara con Estados Unidos.

En los países europeos el número de empleados de la banca se ha reducido desde los 2,1 millones que había en un principio hasta los 1,9 millones que hay actualmente diez años después. En lo referente a los gastos de personal, se han mantenido más o menos estables.

Por su parte, la plantilla de trabajadores de los bancos en Estados Unidos se ha mantenido estable entre los años 2006 y 2016, lo que, según Moody’s, lleva a una inflación gradual en lo referente a la factura salarial.

Los expertos coinciden en que los esfuerzos que se han llevado a cabo por parte de los bancos que se encuentran bajo el paraguas del Banco Central Europeo no han conseguido sus objetivos. Esto se debe a que el ahorro conseguido por la reducción de sucursales y empleados se han visto compensados gracias a un incremento de los costes regulatorios y de reestructuración.