Errores que pueden comprometer nuestras cuentas online

mujer-operando-sus-cuentas-online

Las cuentas online son una de las compañeras que llevamos en nuestros dispositivos móviles. Nos permiten operar directamente con el banco sin necesidad de tener que ir a una entidad física para realizar estas gestiones e incluso podemos operar con ellas las 24 horas del día, lo que nos proporciona una gran comodidad.

A ello hay que sumar las muchas medidas de seguridad que tienen puestas las entidades bancarias para evitar que tengamos alguna sorpresa desagradable aunque en muchas ocasiones, cuando éstas suceden, el error es de los usuarios.

Los errores más comunes con las cuentas online

Uno de los errores más comunes es utilizar la misma contraseña para todo y mucho más que sea una contraseña obvia, es decir, una fecha señalada o una contraseña básica como “qwerty” o “123456789”. Puede parecer una tontería pero muchas firmas de seguridad informática revelan que hay millones de usuarios que tienen esta clase de claves, fácilmente hackeables por los cibercriminales.

Para evitar que esto suceda, siempre es importante utilizar claves alfanuméricas que permitan al menos 16 letras y números, pero también caracteres, con lo que aumentaremos exponencialmente la seguridad de nuestra cuenta bancaria.

Si es posible y si la programación de la página web o aplicación del banco donde tengamos nuestra cuenta, lo más aconsejable es la doble identificación, con lo que la seguridad estaría teóricamente garantizada al máximo.

Conectarse en una red Wi-Fi pública para realizar una operación bancaria puede meternos en un lío. Los spoofers son programas informáticos que utilizan los hackers pera intervenir las comunicaciones en las que no existe un protocolo de seguridad complejo, algo de lo que carecen estas redes inalámbricas gratuitas.

Lo mismo sucede si nos conectamos a nuestra cuenta bancaria desde otro dispositivo que no sea el muestro, sea público o sea de una amistad. Un consejo, para hacer cosas personales lo mejor es hacerlas en nuestro propio dispositivo o mejor esperar hasta llegar a casa, nos ahorraremos más de un problema.

Otro error es dejar nuestra cuenta sin atender determinada temporada. Aunque no vayamos a hacer ninguna operación, nunca está de más revisar periódicamente la cuenta a través de nuestro dispositivo móvil. De esta forma detectaremos cualquier movimiento extraño, cobros que no deberían hacerse, etc.

Un básico entre los básicos es tener un buen antivirus y un anti malware que estén actualizados y sean de confianza, tanto para el ordenador portátil como para el de sobremesa o para el dispositivo móvil. Las principales firmas de seguridad tienen sus versiones para toda clase de dispositivos.

¿Vas a seguir poniendo en riesgo la seguridad de tus cuentas bancarias?