El Banco Santander sube las comisiones de sus tarjetas

banco-santander

El Banco Santander ha anunciado recientemente que a partir del próximo día 12 de febrero de 2017 comenzará a cobrar a todos sus clientes una comisión de 3 euros al mes por usar cualquier clase de tarjeta, bien sea de crédito, débito o revolving.

Lo peor de todo para los clientes de la entidad es que no solo se aplicará a la Cuenta 1 2 3, que ya de por sí cuenta con una comisión de mantenimiento de 3 euros al mes, sino que esta medida afectará a todas las cuentas que tiene el banco, como pueden ser la Día a Día o la Clásica, algo que no ha sentado nada bien a sus clientes.

La nueva política del Banco Santander

Hay que destacar que hasta ahora, la Cuenta 1 2 3 ofrecía a todos sus clientes una tarjeta de crédito sin coste el primer año y una de débito completamente gratis, pero todo eso cambiará a partir del próximo año. En este asunto no solo destacan los 36 euros anuales que tendrán que pagar todos los clientes sino que también estarán obligados a tener una tarjeta de crédito, aunque éste no la quiera o no la necesite.

Además se ha dejado claro que para tener acceso a la cuenta tendrá que hacer al menos una operación al mes con la tarjeta de crédito, quedando excluida la retirada de dinero en cajeros automáticos y también aquellas operaciones hechas con las tarjetas de débito.

Estos requisitos pasan a sumarse a los que ya exigían anteriormente, lo que obligaba a domiciliar los ingresos de nóminas, pensión, etc., así como la domiciliación de tres recibos y hacer seis movimientos cada trimestre.

Así de claros fueron el pasado viernes desde el Banco Santander, donde se hizo un comunicado en el que también se avanza que ofrecerán una línea de crédito en tarjetas por valor de unos 16.000 millones de euros de la que más de 2,5 millones de personas apodrán beneficiarse.

Es lógico que los bancos quieran seguir teniendo rentabilidad, pero este movimiento seguramente no será del agrado de todos los clientes de esta entidad. Habrá que ver si antes del próximo mes de febrero su cifra de clientes se mantiene o aumenta.

Posiblemente habrá quien prefiera buscar una entidad bancaria que no requiera tantas exigencias y no obligue a tener una tarjeta de crédito a quien no la quiere, no la necesita o no sabe utilizarla, como pueden ser las personas mayores. ¿Habrá acertado el Santander con este movimiento?