El Banco Santander bate récords

banco-santander
El Banco Santander está consiguiendo alcanzar cifras récord en cuanto a inversores se refiere, logrando rozar casi los 225.000 inversores en un año para superar la friolera de los cuatro millones de inversores ¡Casi nada!.

Todo esto ha sido posible gracias a que ha comprado Popular y a que ha acordado la mayor venta privada del país, lo que ha hecho que los inversores pongan su atención en el Santander.
Por otro lado, el hecho de que el Santander cuente con una estrategia comercial que se basa implícitamente en conseguir clientes premiando su fidelidad, como sucede con la cuenta 1,2,3 que ya tiene más de 2 millones de clientes y gran parte de éstos ya son accionistas del banco simplemente por disponer de esta cuenta.

Para que esto sea así, para que el cliente de la cuenta 1,2,3 sea accionista, ha debido domiciliar su nómina o pensión, hacer uso de las tarjetas de crédito o débito y domicializar al menos tres recibos, sin olvidarnos de la cuota que hay que pagar de tres euros.

Por otro lado, se pueden obtener también acciones con los fondos de inversión, dependiendo de la cifra que aportemos, entre los 10.000 y los 20.000 euros nos dará derecho a una acción. Entre los 20.000,01€ y los 30.000€ nos dará derecho a dos acciones y, por último, con más de 30.000€ tendremos derecho a un total de tres acciones del Santander.

Si os interesa, podéis obtener más información en la web del Banco Santander, aunque lo mejor es que te pases por tu sucursal más cercana para obtener toda la información detallada.
En lo que se refiere a la competencia como CaixaBank o el banco Sabadell entre otros, se puede observar que han tenido unos resultados peores, ya que han reducido su número de accionistas en más de un 7% en tan solo un año.

De momento vemos que los bancos están mejorando, aunque en el tema de las acciones aún queda mucho recorrido para alcanzar las cifras óptimas, la rentabilidad aún es tímida y no se deja ver como nos gustaría, sin embargo, la mirada al futuro es prometedora y los pequeños pero grandes pasos que dan bancos como el Santander, corrobora todas las teorías.