De Guindos destaca el crecimiento económico español

luis-de-guindos

Luis de Guindos, ministro de Economía, ha destacado en una de sus últimas declaraciones a la prensa que la economía de nuestro país sigue manteniendo su crecimiento. Esta tendencia alcista será la que permita luna mejora de la calificación crediticia de España en los próximos meses a pesar de la situación que se está viviendo ahora en Cataluña, de la cual asegura que se resolverá con prudencia, pero sin descartar acciones.

El proceso catalán no influirá en el crecimiento económico de España

En cuanto a la independencia de Cataluña aseguró que no va a tener lugar porque el Gobierno español no permitirá que la sociedad catalana se quede completamente fuera de Europa.

Ha querido dejar claro que pese al profundo impacto que tendría una hipotética secesión en todo lo referente a la economía catalana, los efectos del mediático proceso no son perceptibles. Aseguró que los inversores no creen que la independencia vaya a ser una realidad.

Destacó que las agencias de calificación crediticia mejorarán la nota de España en los próximos meses porque el debate es este y no se plantea una posible bajada.

En sus declaraciones ha querido recordar que el crecimiento económico de España durante el segundo semestre será muy parecido al del primero. Por esa razón, el Gobierno actualizará el cuadro macroeconómico esta misma semana, momento en el que se aprobará el proyecto de presupuestos del próximo año 2018.

Se revisará al alza la previsión del crecimiento para el presente año, algo que hoy en día está en torno al 3%, al mismo tiempo que mejorará las perspectivas de personas cotizantes y aquellas que se encuentran en situación de desempleo.

Hay que destacar que se ha mostrado convencido de que tanto los presupuestos del próximo año y las reformas que quedan pendientes por hacer podrán salir adelante, aunque recordó que el Gobierno no cuenta con mayoría parlamentaria.

Volviendo al tema de Cataluña, que es la más candente actualidad en España, ha querido recordar que el Gobierno español no va a dejar que ello se convierta en un problema para el conjunto de toda la sociedad española.

Asimismo, considera que la eventual independencia supondría un duro varapalo para la economía catalana. La razón expuesta es la multiplicación de aranceles, una gran pérdida de acuerdos comerciales y que los bancos con sede en Cataluña tendrían que irse fuera, lo que sumado a una nueva moneda daría pie a una tendencia inflacionista.