Continúan las políticas económicas del BCE

banco-central-europeo

La pasada semana se llevó a cabo la reunión del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) y se ha decidido mantener sin cambios el tipo de interés de referencia en el 0%. De esta forma, las políticas económicas de este organismo continuarán durante el próximo año 2018.

¿Qué suponen estas políticas del BCE?

Esto quiere decir que el tipo de interés de referencia se mantendrá sin cambios, es decir, seguirá en el 0%. Asimismo se ha ratificado la continuidad del programa de compra de activos desde el mes de enero hasta septiembre, por un importe mensual de 30.000 millones de euros.

De esta forma, el tipo de interés presente en muchas de las operaciones de refinanciación de la entidad se mantendrá en el 0%, siendo el mínimo histórico de esta tasa, que lleva así desde marzo de 2016. El tipo aplicado a la facilidad de préstamo seguirá en el 0,25% y el interés de la facilidad de depósito seguirá en el -0,40%.

Desde el BCE se apunta a que esperan que los tipos de interés oficiales se mantendrán en los niveles actuales y que durante un periodo prolongado de tiempo que superará con creces el horizonte de sus compras netas de activos.

En lo referente a las medidas sobre la política monetaria no estándar, las compras dentro del marco del programa de compra de activos, seguirán a su ritmo mensual de 60.000 millones de euros hasta finales de diciembre del presente año, pero que a partir de enero se reducirá a la mitad hasta finales de septiembre o una fecha posterior si fuera necesario.

Tal como explican desde el BCE, si las perspectivas fueran menos favorables o en caso de que las condiciones financieras fueran incompatibles con el progreso de ajuste sostenido dentro de la senda de la inflación, el Consejo de Gobierno está preparado para poder ampliar el volumen o duración de este programa.

Hay que tener presente que la tasa de inflación interanual de la zona euro se situó en el 1,4% durante el mes de octubre, con lo que de esta forma se retrocede una décima con respecto a la que se registró durante el mes anterior.

De esta forma, se sitúa la inflación subyacente en uno de sus niveles más bajos desde hace cinco meses, hasta llegar al 1,1%, una cifra lejos del objetivo de estabilidad de precios del BCE con una ligera subida inferior al 2%.