comisiones

Comisiones bancarias: Todos los tipos y productos en los que se aplican

En más de una ocasión habrás escuchado hablar acerca de las comisiones bancarias. Estas son conocidas por cualquier persona que realice operaciones y transacciones con entidades bancarias.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que no todas las comisiones bancarias son iguales ni son aplicadas de la misma forma. Por esta razón, a lo largo de este artículo te vamos a explicar todo lo que debes saber al respecto. Es de gran importancia conocerlas con detalle, sobre todo si tienes la intención de contratar una hipoteca, tarjeta de crédito u otro tipo de productos.

Tipos de comisiones bancarias

Existen diferentes comisiones bancarias, las cuales son aplicadas según el tipo de producto u operación que vayas a llevar a cabo. Aunque existen cuentas y tarjetas sin comisiones, no son la única manera de evitar que el banco pueda proceder a cobrar gastos adicionales.

A continuación, te vamos a explicar cada uno de los tipos que existen y la manera en la que las entidades bancarias los aplica. De esta forma conocerás la información necesaria para poder evitarlas.

Comisiones por mantenimiento y administración

Estas son las comisiones bancarias más habituales, además de ser las más sencillas de negociar con la entidad. Poco a poco están desapareciendo debido a la aparición de cuentas bancarias sin comisiones y tarjetas online.

Los bancos cobran estas comisiones en aquellos casos en los que hay cuentas bancarias en las que no hay un flujo de ingresos continuado o estos son muy bajos. Habitualmente las comisiones superan los 20 euros.

Para evitar su cobro es suficiente con contratar algún otro producto, como la domiciliación de la nomina o contratar una tarjeta de crédito. En cualquier caso, hay entidades bancarias que ofrecen diferentes planes de ahorro sin que se cobre una comisión.

Un punto a tener en cuenta es que en las cuentas para menores de 25 años o para niños no llevan asociadas comisiones por mantenimiento y administración.

Comisiones por ingreso

Por otro lado, existen comisiones bancarias por ingresos. Esta comisión se aplica habitualmente en el ingreso de cheques. No obstante, según el Banco Central de España, el coste debería realizarse cuando es emitido por una entidad diferente a la de la cuenta que se quiere ingresar el dinero. Si es la misma entidad, no se deben cobrar comisiones.

Por otro lado, también se pueden cobrar comisiones por el ingreso efectivo desde la ventanilla. Por ello, debes informarte previamente a la contratación de los servicios con algún banco.

Comisiones por transferencia bancaria

En la actualidad las transferencias han pasado a tener menos protagonismo por la existencia de aplicaciones especializadas para pasar dinero de unas cuentas a otras. Sin embargo, muchas personas siguen utilizándolas para sus pagos.

En función de la entidad bancaria las transferencias pueden llevar asociada una comisión, no conllevarla en un número determinado de ellas o que todas sean gratuitas.

En el caso de las transferencias internacionales siempre llevarán asociadas comisiones.

Comisiones bancarias por descubierto

Por un imprevisto o por falta de liquidez puede darse el caso de que la cuenta bancaria quede en números rojos. En este caso, el banco cobrará comisiones por descubierto, las cuales llevan asociada un importe fijo y otro variable.

En primer lugar, se cobrará una parte fija por notificar el hecho de que la cuenta se encuentra al descubierto. La variable se calcula en función de la cantidad que se haya quedado en negativa. Además, también depende del tiempo que pase entre el descubierto y que la cuenta vuelva a estar en positivo.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que existen algunas cuentas que sí permiten tener la cuenta al descubierto durante unos días sin cobrar comisión.

Comisiones por ingreso o por sacar dinero

En algunas entidades, se exige a los clientes que hagan sus ingresos de dinero en el cajero, cobrando comisiones por ingreso en ventanilla. Estas suelen rodar los 2-3 euros.

A la hora de sacar dinero de los cajeros hay que tener mucho cuidado, ya que en muchos de ellos se pueden llegar a cobrar comisiones muy elevadas. Por ello, asegúrate de saber en qué cajeros puedes sacar dinero.

Comisiones por cambio de divisas

Si vas a viajar a otro país en el que se utiliza una moneda diferente al euro, tendrás que hacer un cambio de divisas. Los bancos cobran comisiones por ello. No obstante, la comisión varía en función de diferentes factores.

Comisiones hipotecarias

Los tipos de comisiones por apertura y por amortización anticipada se vieron afectadas por la nueva Ley Hipotecaria que fue aprobada en junio del año 2019. Las primeras comisiones se aplican con la apertura de la hipoteca.

Las segundas tienen lugar en el momento que el cliente quiere saldar el importe total de su hipoteca antes del tiempo establecido inicialmente. Con la nueva normativa no se eliminaron estas comisiones, pero sí se les ha puesto límite.

Comisiones de tarjetas

En lo que respecta a las tarjetas, estas llevan asociados diferentes tipos de comisiones, entre las cuales se encuentran:

  • Cuotas por emisión o renovación de la tarjeta. Se cobran cuando se saca una tarjeta por primera vez o cuando se necesita renovar.
  • Sacar dinero con la tarjeta de crédito. En la mayoría de las entidades es posible sacar dinero en efectivo de la tarjeta de crédito, llevando un coste asociado a ello.
  • Comisión por solicitar un duplicado de una tarjeta. En el caso de que pierdas tu tarjeta o te la roben tendrás que solicitar un duplicado, lo que conlleva unas comisiones bancarias.
  • Cambio de divisas. Se pueden cobrar comisiones por pagar en otra moneda.
  • Impago de cuotas mensuales. Si dejas sin pagar la cuota mensual de las tarjetas de crédito se cargarán unas comisiones.

Estas son las diferentes comisiones que puedes encontrar a la hora de contratar o hacer uso de los diferentes productos y servicios de las entidades bancarias. Por este motivo, debes tratar de informarte debidamente antes de contratar cualquier tipo de producto. De esta manera no te encontrarás con sorpresas desagradables en forma de comisiones bancarias.