Cláusulas abusivas que no debería tener nuestra hipoteca

fachada-vvienda

Las hipotecas son una de las noticias del momento dentro del panorama bancario actual y sobre todo las cláusulas abusivas que hacen que sean los hipotecados los que peor lo tienen frente a los bancos. En este artículo queremos enumerar algunas de las cláusulas abusivas que no deberían tener los contratos hipotecarios.

Cláusulas abusivas que no queremos

Desde la Asociación de Usuarios de Banca, Adicae, han recopilado algunas de las cláusulas que os hemos citado y entre ellas destaca la de renunciar a reclamar. Algunos contratos exigen al usuario la renuncia a cualquier reclamación como por ejemplo renunciar a los euros que el bando debería devolver como la cláusula suelo.

En este caso hay que recordar que el artículo 10 de la Ley General de Consumidores  prohíbe expresamente cualquier clase de cláusula parecida en los contratos hipotecarios.

La cláusula del vencimiento anticipado es aquella por la que si el usuario deja de pagar tres cuotas el banco puede exigir la devolución total del préstamo, resolver el contrato y pedir ejecución hipotecaria, previa al desahucio.

La cláusula cero también es otra de las que no debería estar en los contratos. De esta forma el banco se asegura que el cliente no pagará nunca intereses inferiores al 0%, independientemente de la situación en la que se encuentre el Euribor.

Los intereses de demora abusivos cuando se produce un impago de la cuota hipotecaria es algo que también hay que controlar mucho en los contratos de la hipoteca, así como los productos vinculados, los cuales pueden parecer interesantes, aunque en muchas ocasiones aumentan notablemente el coste de la hipoteca.

Desde Adicae recuerdan  la importancia de tener una clara explicación sobre las comisiones. Solamente si se lee con detenimiento y entendiendo bien la letra pequeña se puede ver que es el cliente quien soportará los gastos aparejados a la hipoteca.

Un contrato hipotecario tampoco debería tener una cláusula IRPH, heredero de otros índices como el IRPH Cajas o el IRPH Bancos, los cuales dejaron de ser usados por abusivos en el año 2012.

Para finalizar destacan la aplicación de la dación en pago. Normalmente la solicitud de la familia para que el banco estudie su caso está redactada por la entidad únicamente, donde la familia solamente participa en la firma.

Adicae nos recuerda que desde el primer momento, el banco “fuerza” al consumidor con la amenaza de detener cualquier clase de negociación dado que firma los documentos que la entidad decida y sin posibilidad de que lo vean hasta antes de la firma final. Mucha precaución con esto.