Carencia

En un préstamo o hipoteca, es un intervalo de tiempo durante el cual no se amortiza el capital que se debe, sino que sólo se pagan intereses.

Esto es, por ejemplo: debemos 150.000€ y nuestra cuota mensual es de 800 euros al mes, de los cuales, por un suponer, 700€ corresponden al pago del dinero que nos prestaron y 100€ a los intereses de esa deuda. Por si nos vienen mal dadas, la entidad financiera puede permitirnos un período de carencia. Durante ese tiempo, sólo pagaríamos 100€, los intereses.

Algunas entidades ofrecen esta posibilidad al principio de las hipotecas, cuando los solicitantes suelen estar más apretados de dinero por los otros gastos que conlleva una vivienda (muebles, impuestos…). Es una solución excepcional que no debe despistarnos de la realidad: que simplemente estaremos retrasando el pago de la deuda.

Los Comentarios están cerrados.