emprendedores

Bancas para empresas o emprendedores

Cuando uno decide montar un negocio, ya sea como autónomo o creando una sociedad, una de las decisiones más importantes que debe tomar es en qué banco abrir su cuenta de negocios. Una cuenta bancaria específica para negocios puede dar lugar a un ahorro importante a lo largo del año y, lo que es tanto o más importante que lo anterior, puede ayudar a que autónomos y empresarios vivan más tranquilos.

¿Quién puede contratar una cuenta de negocios?

Dado que las cuentas para negocios están específicamente diseñadas para la actividad empresarial, quién quiera contratarlas tendrá que acreditar su condición de trabajador por cuenta propia o de propietario o administrador de una sociedad.

Además, la mayoría de las cuentas negocio establecen otras condiciones de contratación, como la domiciliación de las cuotas de la seguridad Social o el mantenimiento de un saldo mínimo en la cuenta, que varía de un banco a otro.

¿Por qué contratar una cuenta de negocios?

En el caso de las sociedades, la ley hace obligatoria la contratación de una cuenta específica a nombre de la empresa, así que la razón para hacerlo es, simplemente, que hay que hacerlo.
En el caso de los autónomos, en cambio, no se trata de algo obligatorio, y muchos prefieren utilizar su cuenta personal como cuenta de negocios. No obstante, es recomendable separar ambos ámbitos para:

  • No confundir las anotaciones personales y las profesionales.
  • Simplificar la contabilidad y, con ello, la tarea de elaborar la declaración de la renta.
  • Establecer una barrera que evite que gastemos por error el dinero de nuestra actividad profesional.
  • Poder mostrar las operaciones con más claridad en caso de una inspección de Hacienda.

Además, las cuentas de negocios permiten dar respuesta a una serie de necesidades específicas que difieren de los de los clientes particulares, entre los cuáles está el disponer de avances de los pagos, no pagar por transacciones sencillas como transferencias o pagos de recibos y acceder a reembolsos por algunos recibos.

Características más frecuentes de las cuentas de negocios

Aunque no todos los bancos ofrecen las mismas condiciones en sus cuentas para profesionales, sí existen unas características comunes en esas cuentas. Esas características pretenden dar respuesta a necesidades comunes de la mayoría de los emprendedores y empresarios.

0 comisiones de apertura y mantenimiento

Evitar las comisiones es especialmente importante para empresas pequeñas que requieren de una cuenta sencilla que no les suponga un gasto extra. Algunas cuentas negocio exigen un número de transacciones mínimas o el mantenimiento de un saldo determinado para mantener esta característica.

Permiten realizar pagos a hacienda por transferencia bancaria

Los dos pagos más importantes que debe hacer una empresa son los de la cuota de la Seguridad Social y los pagos a Hacienda y, por increíble que parezca, existen bancos que no admiten esos pagos. Por eso no está de más contratar una cuenta específica para negocios que admita ese tipo de trámites por transferencia.

Permiten realizar pagos de nóminas

Los pagos de nóminas son una prioridad para cualquier empresa y es algo que sólo se puede hacer de manera cómoda desde las cuentas de negocios. Algunas cuentas, además, permiten programar los pagos y realizarlos por remesas, lo cual facilita mucho la actividad de los administradores.

Tarjetas gratuitas

En el caso de los autónomos, suele admitir una sola tarjeta de débito o crédito.

En el caso de las empresas la mayoría de las cuentas de negocio ofrecen la posibilidad de vincular varias tarjetas a la misma cuenta. Así se consigue que los fondos sean accesibles por parte de varios socios o empleados de manera simultánea y desde localizaciones distintas. Eso es especialmente necesario cuando se cuenta con departamentos de compras, por ejemplo.
En ambos casos, las tarjetas suelen ser gratuitas.

Transferencias y pagos con tarjetas gratuitas o muy baratas

La mayoría de las empresas realizan muchas transacciones cada día y no pueden permitirse pagar comisiones por ellas. Eso es especialmente importante cuando se trata de empresas que realizan compraventas en divisas y que, por tanto, están sujetas habitualmente a comisiones bastante altas.

Reembolso de parte de los pagos

Muchas veces se trata de cuentas remuneradas, que te permiten recuperar parte de los importes de los pagos realizados por varios conceptos.

Gestión de descubiertos

A diferencia de los clientes particulares, que si incurren en un descubierto sólo se arriesgan a tener que pagar una comisión al banco, los empresarios y autónomos incurren en riesgos mayores, como que no haya dinero en el banco el día en que llega el recibo de autónomos, generando gastos extras. Por eso puede ser una gran ventaja contar con una cuenta que evite esos inconvenientes.

Líneas de crédito

Aunque la demanda de crédito bancario para empresas y emprendedores ha descendido en los últimos años (desviándose hacia otras fuentes de financiación, como los Business Angels), ninguna empresa está a salvo de necesitar una inyección de dinero en algún momento, así que muchas entidades bancarias ofrecen facilidades en los préstamos para emprendedores y empresas a los clientes de cuentas de negocios.