Aspectos importantes de las hipotecas actuales

modelo de contrato de arras

El sector hipotecario está creciendo considerablemente desde hace unos meses y aunque todavía se está muy lejos del nivel de hipotecas que había en el momento de la burbuja inmobiliaria, los niveles han aumentado notablemente, sobre todo gracias al interés en el que está actualmente el Euribor y el precio del dinero según el Banco Central Europeo.

Según los datos oficiales más recientes, en los tres primeros trimestres del presente año, las hipotecas han aumentado notablemente, lo que ha hecho que 2016 se haya convertido en un año de cambios.

Características actuales del mercado de las hipotecas

Una de las características principales de este mercado es que el 30% de las hipotecas que se firmaron durante el pasado mes de septiembre son a tipo fijo, marcando un récord que no se había conseguido en nuestro país entro de esta modalidad de hipotecas.

Actualmente, uno de los principales reclamos que tienen las hipotecas a tipo fijo es su estabilidad, dado que garantizan en todo momento que la amortización tendrá las mismas mensualidades, independientemente de cómo evolucionen los tipos de interés.

Por otro lado, las hipotecas de tupo variable, han comenzado a incluir un periodo a tipo fijo al inicio del préstamo. De esta forma, los bancos se aseguran contar con cierta rentabilidad en este momento en el que por octavo mes consecutivo el Euribor se encuentra en negativo.

Otra de las tónicas generales que estamos viendo hoy en día con muchas de las hipotecas de hoy en día es que para acceder a un gran número de ellas es necesario tener determinado número de productos vinculados, de esta forma los bancos fidelizan a sus clientes y aumentan sus ganancias.

Entre estos productos se encuentran seguros de vida y/o de hogar, un plan de pensiones, cuentas nómina con una determinada cantidad de ingresos mínimos, la contratación de tarjetas de crédito con un gasto anual obligatorio, etc.

Los préstamos del 100% del valor de tasación de la vivienda ya no los veremos, al menos en mucho tiempo. Actualmente no se presta más del 80% de lo que valga la vivienda y el 60% si se trata de una segunda vivienda.

Para finalizar, por las razones que todos conocemos, hemos comenzado a ver la cláusula cero. Tras la desaparición de las cláusulas suelo. De esta forma, las entidades bancarias se evitarán así tener que acabar pagando intereses a los hipotecados por mucho que el Euribor siga manteniéndose en tasas negativas.