Al BCE no le gusta el modelo basado en comisiones

banco-central-europeo

El Banco Central Europeo (BCE) ha dejado claro que el nuevo modelo de negocio de los bancos basado en las comisiones no le resulta del todo convincente. De hecho, ha sometido al negocio de las comisiones a un test de estrés con diferentes escenarios y destaca que la banca no es inmune a escenarios como puede ser una caída del PIB. Desde el BCE advierten que en caso de que se lleguen a producir escenarios financieros muy adversos, los bancos podrían llegar a sufrir reducciones de gran importancia.

Un modelo basado en comisiones no es el más acertado

Las vías alternativas que la banca ha buscado para poder compensar el descenso de sus ingresos no están exentas de riesgo, sino todo lo contrario. Muchas entidades bancarias se han decantado por comenzar en el negocio de las comisiones y los ingresos por honorarios con propuestas como los servicios de pago, fondos de inversión o la distribución de diferentes productos financieros.

En este caso, el BCE ha sido claro, los modelos basados en comisiones no son la panacea y a la larga puede que ni sean tan rentables ni tan buenos como se imagina.

Desde esta entidad han afirmado que “El excesivo periodo de bajo crecimiento nominal y las escasas rentabilidades comprime el margen de intereses, algo que desde siempre ha sido, y es, la principal fuente de ingresos dentro de las entidades bancarias que se encuentran dentro de la Eurozona”.

Por esa razón, se producido este cambio, en el que se buscan nuevos modelos que pretenden llegar a fuentes más diversificadas de ingresos y de esta forma poder estabilizar la generación de capital de las entidades bancarias. Además, la capacidad de retener beneficios es menos dependiente del margen de intereses.

Hay que destacar que los ingresos por comisiones suponen alrededor del 30% del beneficio operativo que tienen los bancos pertenecientes a la Eurozona, algo que ha ido subiendo poco a poco. Por ejemplo, en 2009 sus ingresos por comisiones estaban a un 22%.

Como hemos visto, en unos cuantos años las comisiones han crecido en torno a un 8%, dejando patente que el sector ha buscado diferentes salidas a su crisis, aunque al BCE esta situación no le acabe de convencer.

Para finalizar, aluden que no está nada claro que una mayor dependencia del negocio por las comisiones de los bancos les pueda llevar a conseguir una mayor estabilidad en cuanto a ingresos se refiere.