2018, un año de optimismo en la Eurozona

mario draghi bce

Los principales analistas de Credit Suisse, han mostrado su optimismo gracias al crecimiento de la Eurozona gracias a que muchos de los datos más recientes han confirmado la durabilidad y el vigor que tiene la expansión actual. Se ha destacado que el Producto Interior Bruto (PIB) de la Eurozona ha crecido cerca del 2,3% en lo que llevamos del año 2017, cifra que está por encima de la mayoría de las previsiones que se realizaron a principios del presente año.

Buenas expectativas para la Eurozona en 2018

Entre las expectativas que hay actualmente, se encuentra que el crecimiento de la Eurozona podrá reducire hasta llegar al 1,8% de cara al próximo año 2018. A pesar de ello, los analistas de esta entidad bancaria han querido destacar que el crecimiento de esta zona tendría que ser más fuerte el próximo año y no más débil como podría llegar a esperarse.

La dinámica cíclica es vigorosa y autosostenida, con un gasto doméstico respaldado por flujos de ingresos sólidos y una confianza exuberante, la demanda externa podría llegar a fortalecerse más aún y las políticas monetarias y fiscales serán de corte expansivo.

Entre los diferentes analistas especializados de esta entidad financiera, han revelado que dentro de sus previsiones se encuentra que el PIB de la Eurozona crecerá en torno a un 2,5% durante el próximo año 2018, por encima de lo que se había pronosticado anteriormente, donde el aumento se había posicionado en un 2%.

En cuanto al crecimiento sostenido, por encima de la tendencia, nos indica que el periodo de inflación subyacente débil, aunque es estable, llegará muy pronto a su fin.

Desde Credit Suisse, han querido destacar que estas condiciones podrían llegar a acelerar un cambio drástico en el Banco Central Europeo. A pesar de ello, el mes pasado, el BCE se comprometió a continuar con la QE hasta finales del próximo año 2018 y no se espera que se eleven las tasas hasta el próximo año 2019.

En este sentido, también se ha asegurado que la política monetaria no responderá y por ello se asegurará un crecimiento rápido. Por eso, tendría que ser un entorno muy adecuado para los activos de riesgo de la Eurozona.

Además, los especialistas de esta entidad bancaria han declarado que los ingresos corporativos tendrían que crecer da manera importante, con poca presión sobre las ganancias que se derivan los costos laborales o de intereses. Asimismo se espera que los índices de morosidad deberían caer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *